suscríbete al boletín diario

Opinión

Covid-19: una pandemia a distintas velocidades


 Por Roger Sepúlveda Carrasco, Rector Universidad Santo Tomás, Región del Biobío

021 Rector Santo Tomás Los Ángeles, Roger Sepúlveda

No hay duda alguna de que con la emergencia sanitaria que estamos viviendo a nivel mundial enfrentamos un desafío global mayúsculo, quizás el más importante de este tipo en los últimos 100 años. Si bien hemos enfrentado otras enfermedades importantes de alcance internacional, tales como la gripe aviar o el ébola, nada ha sido tan devastador y masivo como la actual crisis del coronavirus, más conocida como Covid-19.

El referente más próximo podría ser la gripe española que asoló el mundo en 1918. Aunque en la historia de la Humanidad la presencia de enfermedades y dolencias mortales no son extrañas, sino frecuentes. Posiblemente, junto con las plagas bíblicas, la más conocida de estas dolencias fue la peste negra o bubónica de mediados del siglo XIV, que se llevó consigo a casi un tercio de la población europea, según algunos cálculos al respecto. 

En el presente todos los países del mundo se están viendo afectados, salvo aún algunas pequeñas islas en el pacífico como Vanuatu, Salomón o Tonga, que por su aislamiento insular se han mantenido hasta ahora al margen del problema, con graves consecuencias para las naciones, no solo para sus sistemas sanitarios, sino para todos los frentes que son importantes en una vida en sociedad: la economía, la educación, la vida social y cultural, etc.

Los entendidos hablan de que, a partir de ahora muchas cosas van a cambiar. De hecho, filósofos y pensadores importantes tales como el coreano Byung-Chul Han, por un lado, y Zizek y Chomsky, por otro, han hecho sus propios vaticinios a favor y en contra del modelo social imperante y cómo éste se verá afectado por la crisis del coronavirus.

No obstante, la situación de cada país y territorio es hoy muy diferente. Aquellos países que se vieron afectados previamente por la pandemia como puede ser China, gran parte de Asia o algunos países de Europa tales como Italia, Alemania, Francia y España, ya vivieron su fase de escalada, es decir, el momento de auge de casos contagiados, estando ahora en fase de desescalada o de vuelta a la normalidad en fases sucesivas de control y liberalización de la vida y sus actividades. Otros, en cambio, como Brasil, Rusia, Reino Unido, Estados Unidos o Chile, siguen en fase de escalada, es decir, aún no llegan a su peak de casos, sumando enfermos y muertos en cantidades crecientes.

Junto con la temporalidad, otro factor importante en la lucha contra el Covid-19 es la estacionalidad. En el caso de nuestro país, a diferencia del hemisferio norte que está entrando en verano, se aproxima el invierno que siempre trae consigo la amenaza de un alza de enfermedades respiratorias, por lo que no sería extraña una correlación muy peligrosa necesaria de evaluar.

Por último, como siempre, hay que intentar sacar algunas lecciones o modelos al respecto. En este caso, algunas de las primeras señales o cambios apuntan hacia una nueva disposición y ordenamiento del espacio y el territorio, asumiéndose así algunas de las recomendaciones internacionales hacia una ciudad inteligente: peatonalización de nuevas zonas, nuevas vías exclusivas para bicicletas y scooters, o nuevas disposiciones para el transporte público. En fin, habrá que esperar un tiempo aún, para conocer el final de esta historia que contaremos por muchas generaciones.

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes