suscríbete al boletín diario

Opinión

Sanitización e higienización en la construcción


 Por La Tribuna

Beatriz Arteaga Dir. Escuela Tecnicos Nivel Superior Enfermería

La Pandemia por SARS- COV 2 (Covid 19) en Chile, ha generado en las diversas áreas del desarrollo del país, la obligación de mirar con absoluta cautela como se protege la salud de las personas.
Una de las áreas que posee desde siempre una mirada preventiva, es el área de la Construcción, debido a que bajo el artículo N° 184 del Código del Trabajo se obliga a los empleadores a “tomar todas las medidas necesarias para proteger la vida y salud de los trabajadores, informando de los posibles riesgos y manteniendo las condiciones de higiene y seguridad en las faenas” además, el Decreto supremo N°594, Título II de saneamiento básico de los lugares de trabajo, en el párrafo I, artículo II, señala que los lugares de trabajo deberán mantenerse en buenas condiciones de orden y limpieza, así como también deberán tomarse medidas efectivas para evitar la entrada o eliminar la presencia de insectos, roedores y otras plagas de interés sanitario. En este escenario, las empresas deben dar cumplimiento a todas las disposiciones legales vigentes y ahora, además, se suman las disposiciones que emanan desde el Minsal y de la OMS, por Pandemia por Covid -19.
La Construcción es un rubro muy importante para la economía y sustentabilidad del país, por ello es fundamental, precisar el cuidado que debemos tener con la seguridad y la protección de la salud de sus trabajadores, considerando lo agresivo y contagioso que ha sido el virus para la población mundial y nacional, se hace muy necesario que se tomen medidas de limpieza y desinfección en los recintos de trabajo, tales como:
Limpieza y desinfección de todos los lugares en donde se trabaja diariamente, incluido las cabinas o medios de transporte, con especial énfasis en los lugares en donde los trabajadores se alimentan y los baños. Asimismo, la persona encargada de la realización de esta limpieza, debe utilizar elementos de protección personal (EPP) siempre, las que incluyen, mascarillas N° 95 idealmente, protectores oculares, guantes, etc. Y esta limpieza y desinfección, debe incluir la eliminación de macropartículas o residuos con detergentes comunes y luego el uso de solución clorada o cloro diluido, en una concentración del 5% aproximadamente. Esto es equivalente a 2 cuchadas soperas de cloro por 1 litro de agua, 20 ml por un litro de agua.
Se recomienda que los trabajadores dispongan de toallitas húmedas con solución clorada al 5% o toallitas con alcohol, para que al inicio y durante sus jornadas, puedan desinfectar las veces que sean necesarias, sus utensilios o herramientas de uso compartido tales como; martillos, serruchos, taladros, etc.; así como también sus elementos de seguridad y protección personal, tales como; cascos, cinturones portaherramientas, antiparras, etc.) Estos últimos, deben ser desinfectados antes de ser utilizados por cada trabajador y a su retiro también.
Se recomienda a los trabajadores el frecuente y prolijo lavado de manos con agua y jabón por 40 segundos, al ingresar y retirarse del recinto, antes y después de colocarse la ropa de trabajo, antes y después de ir al baño y de comer, cada vez que manipule herramientas o utensilios, sin EPP y cada vez que lo estime necesario el trabajador. Si no se dispone de baños o lavamanos cercanos a donde existan labores, se deben brindar dispensadores de alcohol gel en todos los pisos o recintos en donde existen faenas activas.
Se deben además entregar todos los EPP necesarios a todos los trabajadores, con especial énfasis en las mascarillas y guantes y estos debes ser los idóneos, de acuerdo al material con que se está trabajando. Pero no pueden escasear, ni faltar a ningún trabajador.
Se debe mantener y promover en los trabajadores las medidas de higiene respiratoria en todo momento, tales como toser en el antebrazo, no escupir, no tocarse la cara con las manos, no prestarse la botella de hidratación, esta debe ser de uso personal, etc.
Se debe resguardar la distancia física entre trabajador y trabajador de mínimo uno o dos metros, según lo permita la actividad que se realiza.
Se debe realizar lavado de la ropa de trabajo a diario con agua idealmente a 70°C y detergente común, por lo que se recomienda a las empresas, disponer de dos juegos de prendas de vestir para cada persona como mínimo.
También se les recomienda a las empresas, realizar los controles de ingeniería y de administración del recinto y personal de forma de cautelar la aglomeración del personal y favorecer un trabajo ordenado y seguro a través, demarcaciones, señaléticas, barreras físicas, sistemas de turno y horarios diferidos para el ingreso, salida, alimentación, etc.
Finalmente, es fundamental realizar de forma permanente y clara, la educación al personal sobre todas las medidas que se disponen a diario para la protección de la salud y la seguridad de todos.

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes