suscríbete al boletín diario

Opinión

El tiempo de actuar es ahora


 Por La Tribuna

Gerardo Godoy Labrín
Presidente CchC Los Ángeles

La última medición de empleo separada por áreas de la economía que entregó el INE, a mediados de 2018, arrojó que en la región existen alrededor de 70 mil empleados de la construcción. Un número que no es menor a la hora de considerar lo que se juega en estos momentos en que la emergencia sanitaria ha tomado la agenda de prácticamente todas las instituciones, públicas y privadas, del país.
Como pequeñas empresas, las constructoras de la provincia no han quedado ajenas a los golpes que la pandemia está dando a la economía. Un dato es particularmente preocupante: a nivel nacional serán cerca de 75 mil empleos los que se perderán por la detención de obras por la contingencia y, lo que es peor, por la ausencia de proyectos debido a la debilidad económica que se generó a partir de octubre de 2019 y que se acrecentó con la llegada del Covid-19.
Gracias a las políticas de contención y a las medidas extremas de seguridad que se han adoptado, hoy podemos decir que en la provincia de Biobío no existen todavía proyectos detenidos en su totalidad. Eso se debe en gran medida a que por el momento no hay comunas que tengan una cuarentena total o parcial. Sin embargo, nuestras empresas socias han debido ajustarse a los nuevos tiempos y hacer lo posible dentro de sus capacidades para lograr capear la crisis.
Por eso se ven con buenos ojos las medidas económicas del gobierno con respecto a ayudar en lo económico y laboral a las empresas. Sin embargo, la llegada de ese apoyo debe ser más rápida porque hasta el momento no lo ha sido. Un estudio de la Cámara Chilena de la Construcción encontró que las firmas del rubro están viendo un fuerte rechazo al pedir financiamiento a la banca. Según esa muestra, cerca de la mitad de las empresas ya han solicitado algún apoyo, pero al 64% de ellos se le había negado.
Se estima que la pérdida de un puesto de trabajo en la construcción perjudica a otros tres directamente. Por eso, es necesario que el apoyo que el gobierno está entregando a través de los bancos llegue rápidamente a los empleadores que los necesitan para mantener su actividad y no tener que detener obras ni tener que despedir personas. Debemos crear lo antes posible las condiciones para que las empresas accedan a estos beneficios y que la banca demuestre la apertura para hacer frente a estos problemas que requieren del compromiso de todos.

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes