suscríbete al boletín diario

Opinión

Estimular el lenguaje, compartiendo cariño y conocimientos


 Por La Tribuna

Nelly Donoso USS

Estamos pasando por un periodo complejo, tenemos sensación de incertidumbre e inseguridad, con más dudas que certezas y adaptándonos a las circunstancias. Cambiamos las rutinas, las actividades y asumimos el desafío de acompañar a los niños en su proceso de aprendizaje. En este escenario, lo mejor es tomar todo con calma, darnos tiempo para la adaptación y entregar tranquilidad a nuestros hijos.

Cuando los niños están en edad escolar, realizar actividades educativas y entretenidas no es fácil, ellos tienen mucha afinidad con el uso de la tecnología y con eso nos cuesta competir. La invitación es a estimular las habilidades del lenguaje que se desarrollan en esta edad, como el discurso narrativo, argumentativo, comprensión lectora y lenguaje figurado. Estas habilidades potencian el aprendizaje en todas las áreas, como ciencias, historia, problemas matemáticos, etc.

Primera sugerencia, contemos historias. Podemos apoyarnos de fotografías, objetos que nos traigan recuerdos, una situación divertida del colegio o simplemente, recordemos junto al niño algún momento significativo. Nosotros apoyamos la narración, no lo apure ni termine la historia por él. Preguntemos por qué le interesa, como se sintió, por qué le parece significativo. Lo anterior es importante, ya que a muchos niños les cuesta narrar, explicar algo y contar una historia de manera coherente.

Segunda sugerencia, volver a la costumbre de leer cuentos en compañía. Abandonamos esta linda actividad y le cedimos el lugar al uso de la tecnología. Motivemos la lectura y ¡qué mayor motivación que leer en compañía del padre, la madre o quien nos cuida! Luego de leer es importante hacer preguntas respecto al cuento para verificar si comprendió y si logra memorizar los hechos.

Tercero, conversemos respecto a la situación que estamos viviendo.  Conversemos sobre el nuevo vocabulario que escuchamos en los medios, como epidemia, pandemia, cuarentena, cordón sanitario, etc. Algo tan básico como identificar los países afectados por el virus en el mapa, constituye aprendizaje y comprensión. Debemos ir con ellos, investigar y leer, no debemos dar nosotros las respuestas. Somos facilitadores, pero son ellos quienes construyen el conocimiento.

Como nunca, tenemos la oportunidad de estar más tiempo con los niños y de compartir en familia los horarios de comida. Disminuyamos el uso de la tecnología y aprovechemos de conversar; preguntemos qué opinan, que den sus argumentos y posturas frente a un tema, y así vamos a descubrir muchas habilidades en nuestros hijos, pensamientos, emociones y hasta opiniones que no habíamos imaginado.

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes