suscríbete al boletín diario

Opinión

Contingencia y aprendizaje


 Por La Tribuna

Lina Rodríguez Guzmán
Fonoaudióloga y magíster en Lingüística
Académica de Fonoaudiología USS

La contingencia nos pone en un nuevo escenario con respecto a la asistencia de los niños tanto a jardines como colegios. Cada institución, según lineamientos ministeriales, adoptará las medidas necesarias para avanzar en el currículum, pero es importante considerar qué aspectos se pueden estimular desde el hogar.

Para esto puede considerar las siguientes indicaciones:

Intentar mantener una rutina estable de actividades, para esto haga una programación semanal junto a su hijo en que determine actividades y horarios. También se deben mantener horarios de sueño y alimentación estables, según su rutina diaria.

Durante el día distribuya actividades cortas (de 20 a 30 minutos). En niños de 0-3 años: actividades principalmente de exploración, juego con texturas, formas, colores, lectura de un cuento, que requiera imitar sonidos, identificar objetos, personas o animales del texto, jugar con expresiones y sonidos. En este rango de edad, las actividades son principalmente lúdicas que involucran motricidad gruesa (copiar movimientos, correr, alternar movimientos de extremidades, imitar acciones) y motricidad fina según edad (rasgar papeles, pasar objetos de un cubo a otro, juegos de encaje, rayar, pintar con tempera).

De 3 a 6 años: las actividades se enfocan en juego de rimas, identificar letras y números, puede potenciar habilidades cognitivas como atención y memoria; incorpore juegos de mesa como memorice, dominó de figuras, completar imágenes, encontrar diferencias, ojo de lince, jenga, etc., además puede fortalecer la lectura de cuentos y otro tipo de material escrito como revistas o recetas. Haga preguntas con respecto a lo leído, en el caso de una receta, pídale que organice los ingredientes y pasos de acuerdo con lo leído.

Entregue responsabilidades específicas en tareas del hogar según su edad como recoger sus juguetes, ordenar su habitación, poner la mesa, ayudar en el jardín, doblar ropa, pueden jugar a clasificar su ropa por colores, por estación, etc.

Todo esto se incluye en el horario visible, que se sugiere sea de 30 x 30 cm o más grande de ser posible, para que cada bloque de trabajo sea fácilmente identificado por los niños. En estos bloques se deben incorporar sesiones de trabajo libre (cantar, bailar, correr) y también espacios tranquilos, puede ser para ver un programa a su elección, tomar una siesta o sólo descansar, según sean las actividades que el niño realiza cotidianamente.  Es importante mantener estas rutinas estables y mantener los niños activos.

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes