suscríbete al boletín diario

Opinión

Funciones cognitivas y trastornos del sueño


 Por La Tribuna

Carolina Herrera Hormazábal
Fonoaudióloga y académica Área Adultos de Fonoaudiología
Universidad San Sebastián

El 13 de marzo se celebra el “Día Mundial del Sueño”. Surgió para informar sobre la importancia de este proceso fisiológico y conocer sus patologías asociadas, que suelen ser mejorables, pero solo un tercio de los afectados consulta.

Una de las alteraciones del sueño más frecuentes y que impactan en la calidad de vida es el síndrome de apnea e hipopnea obstructiva del sueño definida, según la Asociación Mundial de Medicina del Sueño, como un cuadro de somnolencia diurna excesiva, trastornos cardiorrespiratorios y cognitivos, secundarios a episodios repetidos de obstrucción de la vía respiratoria durante el sueño. La principal queja de estos pacientes y familia son los ronquidos y ahogos nocturnos, sin embargo, algunos estudios han revelado que hacerles preguntas como “se siente más desatento, distraído, desmemoriado” o “siente dificultades en planificar o en su discurso” el 85% responde que sí y luego al aplicar pruebas que miden atención, memoria, lenguaje, etc. existe un descenso de su rendimiento. 

Lo anterior se da por la relación entre las pérdidas de oxigenación nocturna y la alta demanda cognitiva que exige el cerebro, provocando incluso variaciones en la presión sanguínea intracerebral, alteraciones celulares y moleculares, fragmentación del sueño profundo (muy relacionado a la consolidación de la memoria). Por lo tanto, esto impacta el rendimiento mental del sujeto. Las funciones cognitivas más vulnerables a este cuadro son: atención y concentración, memoria, desempeño psicomotor, lenguaje complejo o discursivo, planificación, todas vitales para resolver problemas y desenvolverse en el medio familiar, social y laboral.

Entonces, es de suma importancia primero evaluar si tiene un síndrome de apnea obstructiva del sueño con un neurólogo especialista en sueño y a él solicitarle un estudio de las funciones cognitivas que realizamos profesionales formados en este tipo de evaluaciones. En conjunto, este cuadro puede tener muy buen pronóstico si se pesquisa a tiempo. Parte de la terapia es el uso de algún dispositivo para optimizar la respiración en la noche y entrenamiento cognitivo. Así, la hora del sueño volverá a ser un momento placentero y de descanso. 

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes