suscríbete al boletín diario

Opinión

¿Cómo enfrentar el estrés de la PSU?


 Por La Tribuna

Maven Lomboy
Psicóloga
Académica de la Universidad Finis Terrae

Cómo lidiar con la incertidumbre y el estrés que puede causar la segunda rendición de la PSU, que se realizará este 27 y 28 de enero. Los disturbios y filtración de preguntas de la PSU de Historia llevaron a convocar a una nueva jornada de rendición de la Prueba de Selección Universitaria, en la que participarán más de 100 mil jóvenes en distintas regiones del país.

Esta medición, en condiciones normales, suele generar gran nerviosismo para los postulantes. Por eso, esta nueva convocatoria, que además se da en un escenario de crisis como el que vive Chile hoy, puede aumentar la sensación de estrés en las personas.

Es muy natural que los jóvenes que deben rendir nuevamente la PSU, al haber sido afectados ante la contingencia social, hayan experimentado una sensación de mayor estrés.

Diversos estudios en neurociencias afirman que el estrés se genera cuando una situación es percibida como novedad, un evento que no ocurre usualmente; impredecible, cuando es inesperado lo ocurrido o la forma como ocurrió; sensación de descontrol, cuando sientes que el evento no puede ser controlado, y amenaza, que percibe la situación como una amenaza para sí misma y/o las actividades que realiza.

Si reconoce sentir alguna de estas sensaciones, se está pasando por una situación de aumento de la sensación de estrés. A fin de hacerse cargo de lo que se experimenta, hay que buscar estrategias para abordar el estrés y encontrar un plan B a la medida de las propias necesidades y posibilidades.

Consejos para lidiar con el estrés

1. Dedicar algunos momentos del día, previos a la prueba, a llevar de manera intencionada la atención al propio cuerpo a través de la respiración, para darse cuenta de lo que se está experimentando. En caso de sentirse bien, aprender a valorarlo, y de lo contrario, realizar acciones que aumenten el bienestar.

2. Tomar conciencia de los pensamientos, entrenando la capacidad de traer la mente al momento presente, de manera de reducir la oscilación de pensamientos entre el pasado y el futuro.

3. Entender que la emociones tienen una función, no son buenas ni malas, y que se debe hacer un esfuerzo consciente para relacionarse con ellas de manera asertiva, sin llegar a un estado de desborde.

4. Mantener una actitud de amabilidad consigo mismo, exenta de críticas nocivas, sino más bien apreciando herramientas personales que sí han funcionado para enfrentar situaciones similares, de manera de ir al encuentro de soluciones constructivas y que sean al mismo tiempo armónicas para todos.

5. Descansar bien y desconectarse; tratar de dormir más de seis horas continuas.

En caso de sentir ansiedad constante, insomnio, pensamientos negativos recurrentes o sentimiento de angustia, es recomendable consultar con un especialista.

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes