suscríbete al boletín diario

Opinión

La desescolarización que se viene


 Por La Tribuna

Liliana Cortés
Directora de Fundación Súmate

El estallido social también tendrá un efecto de tsunami sobre muchos jóvenes que no lograron terminar bien su año escolar 2019. Hablamos de aquellos con trayectorias educativas frágiles, que están invisibilizados en sus problemáticas y que no cuentan con el soporte necesario para permanecer en el sistema. Es muy probable que muchos de ellos no retomen en 2020 sus estudios.

Así como todos hemos oído del desempleo y del estancamiento económico que viene, hasta ahora nada se ha dicho de cuáles serán las consecuencias de esta crisis social sobre los más de 15 mil niños, niñas y jóvenes en el Biobío que no estaban estudiando antes del estadillo social, número que, sin duda, se incrementará.

Entre todas las legítimas demandas, ¿habrá alguien midiendo en cuánto estamos hipotecando nuestro futuro si los jóvenes excluidos del sistema educativo siguen así, marginados, y a ellos se agregan decenas de otros miles?

No es alarmista afirmar que crecerá el número de desescolarizados y que, sin políticas públicas contundentes en esta materia, seguirá aumentando el número de jóvenes sin educación completa, con la consecuente pérdida de capacidad y talento, que en muchos casos será aprovechada por el narco o la delincuencia común.

El Consejo Nacional de Educación, lo mismo que el ministerio del ramo, siguen trabajando en sacar adelante la modalidad educativa de reingreso, iniciativa que esperamos prospere.

Una modalidad especializada que fortalece y amplía el sistema educativo regular, complementando los objetivos de mejoramiento de calidad tan necesarios. Por ahora solo nos queda esperar y seguir levantando la voz para alertar a todos, políticos, parlamentarios, expertos y a la sociedad completa, sobre este tema que, aunque no suene prioritario, es clave.

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes