lunes 27 de enero, 2020

noticias por comunas

suscríbete al newsletter

Opinión

Debemos cambiar la forma de ingresar a la universidad


 Por La Tribuna

Carlos Guajardo
Académico de la Facultad de Educación

Universidad Central

En estos días, los más de 290 mil estudiantes que rindieron la PSU, se vieron expuestos y ‘amenazados’ a la única evaluación de ingreso a las universidades que posee nuestro país. Al estrés que ya venían sosteniendo, luego de las dos suspensiones de la prueba, hoy, organizaciones como la ACES y No + PSU han venido manifestando la eliminación de este proceso de selección universitaria, con tal de reemplazarlo por una modalidad que deje a un lado la segregación y la evaluación de contenidos que son propios de la enseñanza media.

Quizás, el miedo por cambiar los paradigmas de la evaluación en Chile se siguen manteniendo, donde lo que siempre consideraremos por valedero son aquellos instrumentos estandarizados que terminan arrojando un determinado puntaje, sin contemplar otro tipo de factores como el desempeño en la enseñanza media, las actitudes individuales, la capacidad reflexiva, el trabajo en equipo y el saber resolver los problemas diarios de la vida. Probablemente, esto se aleje de un instrumento como la PSU, donde la intención principal es evaluar aquellos saberes que el estudiante posee, luego de haber transitado por cuatro años por la educación media.

Es tiempo de que nuestro país avance respecto a sistemas de evaluación nacional como lo es la PSU. Al respecto, podemos tomar ejemplos de la región donde las mismas universidades y sus respectivas facultades asumen el rol de evaluar y/o seleccionar a los estudiantes, dependiendo de la carrera de interés del estudiante. ¿Por qué no podemos tomar en cuenta a través de una entrevista de intereses vocacionales y algún examen propio de la carrera que el estudiante elija para ingresar al sistema universitario de nuestro país? ¿Por qué no valoramos las notas de enseñanza media en una mayor ponderación? Pues bien, estas son decisiones que probablemente deberá tomar la nueva Subsecretaría de Educación Superior, la que desde el año 2020 se hará cargo de la administración de la PSU, y ya no el DEMRE, como lo venía haciendo hasta ahora.

Desde la perspectiva de la educación, no podemos seguir concibiendo la evaluación desde parámetros tan establecidos, que lo único que terminan haciendo es segregar, desmotivar y estresar a los jóvenes que se someten a pruebas estandarizadas de nuestro país. El paradigma en la adquisición de conocimientos cambió hace años, y Chile debe comenzar a atreverse por creer en los talentos y competencias de sus estudiantes, a partir de otras formas de evaluación.

Por ahora, solo nos queda esperar la decisión que se adopte en un mediano plazo, y donde ningún estudiante se quede privado de acceder a la carrera que siempre anheló.

Newsletter

  • Compartir:

opinión

lo más leído

Revise su correo para confirmar
la suscripción
logo-ediciones-anterioes