suscríbete al boletín diario

Opinión

Chile Ultraliberalismo y violencia o democracia del historiador Diego Pérez de Arce


 Por La Tribuna

Osvaldo Cáceres González

(III Parte)

Pululan una infinidad de micro servicio y de artesanos, que podrían transformarse en micro empresarios a pesar de que en lo mejor de los casos no disponen de más capital que su propio trabajo, un vehículo, algunas herramientas. Ofrecen sus servicios a los ricos especialmente a la economía doméstica, “la nana” para cuidar los niños, hacer aseo, los jardineros, otros instalan “mini markets muchos empleados asalariados o subcontratistas de las grandes empresas. Los Mall, templos dedicados al consumo, se transforman en nuevos lugares de esparcimiento. Los gobiernos y parlamentarios estaban permanentemente movilizados por las elecciones y les quedaba poco tiempo para los proyectos a largo plazo, además, más preocupados por sus propias carreras que por la representación ciudadana para lo cual fueron elegidos.

D: El estallido del malestar social (2006-2018)

“El movimiento de los pingüinos” de los estudiantes secundarios, como pidiendo una educación de mejor calidad y gratuita más igualitaria solicitan la intervención del Estado que había sido desplazado por mas municipalidades la  protesta se extendió geográficamente y difundió en la enseñanza superior y encontró gran simpatía por parte de la ciudadanía. Se suma la crisis del Transantiago amplificada por la oposición al gobierno de Bachelet, se extremó  pidiendo la dimisión de la Presidenta. Paradojalmente salió de su primer mandato con los más altos niveles de aprobación que se han registrado en el país.

En el momento de la transmisión del mando entre en primer gobierno de Bachellet y el primero de Piñera, gobierno de derecha después de la Dictadura, se produjo un violento terremoto de 8,8 grado y tsunami que suscitaron críticas contra el Gobierno por la deficiencia de los programas de ayuda y de reconstrucción además que a Piñera se le acusaba de conflictos de interés que lo han perseguido hasta el presente.

Exigieron los estudiantes respuestas a demandas más radicales a propósito de un sistema que ofrecía una educación mediocre y muy cara; el Estado financiaba no más que un cuarto del costo de la enseñanza, los otros tres cuartos a cargo de los estudiantes, con el CAE, crédito garantizado por el estado transformado por la banca en un producto similar a un crédito de consumo.

La población salió a manifestar su oposición a un medio proyecto hidroeléctrico “HidroAysén”, la primera manifestación nacional en defensa del entorno natural de Chile.

La población salió a las calles para protestar con el slogan de “No + AFP,” en lugar del 70% del antiguo ingreso prometidos recibían el 38% los hombres y las mujeres el 28% de sus salarios anteriores denunciaban que las sociedades privadas que administraban sus fondos se comportaban como bancas privadas buscando maximizar sus ganancias y ejercían una eficiente lobby sobre la “clase política”.

Entonces desde el segundo semestre del 2016 el gobierno puso en marcha un proceso de educación cívica para redactar una nueva Carta Magna.

Desde el 2014 la coyuntura internacional dejó de ser favorable, el precio del cobre cayó  y el crecimiento de 5% anual de 2010-2013 a 1 o 2% en 2014-2017.

Se había agregado además el conflicto mapuche, habían conocido un principio de reconocimiento, tuvieron que sobrevivir a la represión militar, pudieron finalmente hacer oír sus voces a raíz después de la dictadura, gracias a las hermanas Quitreman pehuenches del Alto Bío Bío.

Justamente hace un año -2018- la policía asesinó al joven Camilo Catrillanca hijo y nieto de importantes loncos de la región con un tiro en la cabeza disparado por la espalda, la policía presentó pruebas falsas y destruyó otras, los carabineros del comando fueron destituidos pero los responsables aún no han sido juzgados.

Otros movimientos han provocado grandes transformaciones en las redes sociales en Chile: las lesbianas, gays, bisexuales y transgéneros, siempre habían sido reprimidos, ahora se muestran abiertamente y luchan por el reconocimiento de sus derechos.

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes