suscríbete al boletín diario

Opinión

¿Y qué se viene ahora…?


 Por La Tribuna

Lilian Burgos Araneda
Coordinadora plan continuidad licenciatura en Trabajo Social
Universidad Santo Tomás Sede Los Ángeles

En este acontecer social en el cual estamos, no es fácil definir qué queremos, qué necesitamos, qué buscamos como sociedad. Las necesidades son progresivas y en muchos casos infinitas.

El discurso común es que nada será como antes y ya hay quienes han tomado más conciencia de la necesidad de replantearnos como estructura, actualizando nuestra identidad cultural. Se hace necesario definir ¿qué tipo de sociedad necesitamos? ¿Somos consumidores, clientes, pacientes o víctimas del sistema que juntos hemos construido? ¿Qué modelo económico sería justo de implementar o al menos acercarnos? ¿qué tenemos en común, qué aspiramos ser o tener?

Hoy es necesario generar procesos de toma de conciencia respecto a los derroteros hacia dónde queremos ir, qué tipo de sociedad queremos construir y qué rol nos toca asumir frente a este nuevo modelo social que se ha comenzado a levantar. Sí existe consenso en que una sociedad con pocas personas -y con muchos privilegios- molesta, que los beneficios deben llegar a todos y que el sentido de justicia y equidad debiese primar en nuestras autoridades, al momento de legislar y formular políticas públicas en donde los beneficiarios estén bien focalizados y los recursos sean bien distribuidos.

Ahora cobran sentido los derechos cívicos poco ejercidos, como el derecho y deber de votar y decidir qué personas quiero que me representen, que representen mis creencias, que sean verdaderos servidores públicos, que estén conectados con un mundo real con dolores y carencias que nos humanizan, con rostros de mujeres, ancianos y niños.

Estas nuevas generaciones deberán atender al llamado a participar activamente, porque atrás quedó la letanía de una generación que estaba resignada a sentir que nada podía cambiar, que el sistema funcionaba a pesar de todos.

¿Cuál es entonces el rol que nos corresponde desempeñar de manera inmediata?

Obligados estamos a informarnos y el interés se manifiesta en datos concretos. Las consultas por ejemplo on line de la Constitución han subido en más de un 800%, esto ya es un indicador alentador del interés que ha despertado en la sociedad civil, el informarse y de esa manera participar activa y conscientemente de las decisiones que afectarán. El voto obligatorio toma más sentido para definir que la participación sea concreta, real y representativa. El padrón electoral deberá necesariamente ampliarse y las generaciones más jóvenes están llamadas a ser protagonistas y no meros espectadores de un cambio que nos remeció y conmovió profundamente, pero también nos renueva con la esperanza y convicción de que debemos evolucionar hacia un modelo de sociedad más justo y equitativo.

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes