sábado 18 de enero, 2020

noticias por comunas

suscríbete al newsletter

Opinión

VIH Sida: las comunidades marcan la diferencia


 Por La Tribuna

María Carolina Rodríguez
Matrona, Mg Salud Reproductiva
Secretaria Académica Carrera Obstetricia
Universidad Andrés Bello

A diferencia de lo que ocurre en el mundo, donde según la OMS entre 2000 y 2018 las muertes relacionadas con el VIH disminuyeron en un 45% salvándose 13,6 millones de vidas gracias al TAR (terapia antiretroviral), en Chile la tasa anual de muertes por infecciones por VIH ha ido en aumento.

Una explicación de este incremento entre 2010 y2014 podría ser en parte la restricción de la entrega del TAR solo a pacientes asintomáticos con recuento de linfocitos CD4 igual o menor de 350 células/mm3.  Recién en marzo de 2018 comenzó a regir el nuevo decreto que indicaba que toda persona diagnosticada tendría acceso a él.

Además, en octubre de 2018 se modifican las directrices para la detección del VIH a través de test visual/rápido en acciones intra y extramuro para mejorar el acceso al examen.

La OMS destaca la disminución de las muertes por esta causa en el mundo fue el resultado de los grandes esfuerzos realizados por los programas sobre el VIH con el apoyo de la sociedad civil y los asociados internacionales a favor del desarrollo.

Al igual que en el mundo, en Chile debemos contar con el apoyo de la sociedad civil y las ONGs para detener el aumento de las cifras y disminuir las muertes por esta causa, lo que implica trabajar en conjunto con la comunidad con el fin de superar las brechas.

Como carrera de Obstetricia creemos en el slogan de este año: “Las comunidades marcan la diferencia” y por eso desde 2017 participamos activamente de la mesa intersectorial de VIH/SIDA en la región del Biobío y esperamos seguir aportando en esta línea.

Otro desafío importante es nuestra responsabilidad con la revisión sistemática de nuestro perfil de egreso, para responder a las necesidades de nuestra comunidad con profesionales alineados con este objetivo y estamos trabajando en la innovación curricular.

La meta para el año 2030 propuesta por la ONUSIDA es 95-95-95, (95% de personas diagnosticadas, 95% en tratamiento y 95% con carga viral indetectable) busca disminuir también a 200 mil las nuevas infecciones entre adultos y a cero las discriminaciones.

Dada la contingencia en Chile, es primordial tener una visión positivista del futuro, trabajar para las mejoras de la salud y considerar los avances para la pesquisa precoz, tratamiento garantizado. El mundo está embarcándose en una estrategia de aceleración para poner fin a la epidemia de SIDA para el año 2030 y todos debemos ser parte.

Newsletter

  • Compartir:

opinión

lo más leído

Revise su correo para confirmar
la suscripción
logo-ediciones-anterioes