miércoles 11 de diciembre, 2019

noticias por comunas

suscríbete al newsletter

Opinión

¿Cómo identificar un Trastorno en el Desarrollo del Lenguaje?


 Por La Tribuna

Rebeca Pemjean
Fonoaudióloga y académica Universidad San Sebastián

La pesquisa temprana de trastornos en el desarrollo del lenguaje, junto al apoyo de la familia, son factores determinantes para la evolución positiva de un niño o niña que presente estas dificultades.

Un Trastorno en el Desarrollo del Lenguaje (TDL) es una desviación en la evolución del lenguaje, es decir, cuando un niño o niña no efectúa los hitos que debiese cumplir en relación a su edad. Dada esta definición, surge la pregunta ¿cuándo sospechar la presencia de un TDL?

Primero hay que entender que estos trastornos se clasifican en dos grandes grupos: los relacionados con la expresión del lenguaje y los mixtos, es decir, que incorporan la expresión y la comprensión del lenguaje. Así lo detalla la fonoaudióloga Rebeca Pemjean.

“Para identificar cualquier trastorno hay que estar atento a conductas indicadoras de un desarrollo típico, como, por ejemplo, en qué momento aparece la primera palabra. Por lo general esto ocurre al año de edad, cuando los niños empiezan a nombrar cosas y entienden órdenes sencillas”, explica la experta.

Entre el año y medio y los dos años de edad, cuando los niños ya dicen palabras, algunas frases y entienden la mayor parte de las cosas que se le dicen, también es momento para estar atento. “cualquier retraso en estos hitos requiere de nuestra atención”, sostiene Pemjean.

En los niños más grandes, mayores a 2 años, un indicador importante es la inteligibilidad, es decir, cuánto se le entiende de todo lo que dice. “Por lo general a los niños entre los tres y los cuatro años se les entiende bastante, cerca del 70, 80 y hasta 90% de todo lo que dicen. Si un niño habla y uno no entiende lo que dice o hay que interpretarlo, es una señal de alerta”, agrega la especialista.

Otro punto en el que fijarse es cuando los niños hacen deformaciones de las palabras, por ejemplo, omitiendo algunas sílabas o cambiando algunos sonidos por otros. Si uno de estos fenómenos se presenta podrían ser indicadores tempranos de un TDL, explica.

Con alguno de estos antecedentes la recomendación es consultar con un experto para evaluar una posible intervención fonoaudiológica, proceso que buscará potenciar las habilidades lingüísticas, cognitivas y comunicativas del niño.

“Los fonoaudiólogos hacemos terapia a través de diferentes ejercicios y estrategias. La finalidad es estimular el desarrollo de las habilidades del lenguaje de ese niño o niña. Pero más allá de nuestro rol profesional, es fundamental el acompañamiento y participación de la familia”, enfatiza la fonoaudióloga.

Los TDL deben ser tratados oportunamente, ya que no hacerlo trae consecuencias negativas para su desarrollo y aprendizaje. “El niño no intervenido va a tener dificultades para comunicarse, las que lo llevarán a tener problemas sociales para involucrarse con los otros o para resolver conflictos. Diversas investigaciones y evidencia científica indican que los niños con TDL no tratados tienen problemas de aprendizaje, generando un impacto en su escolaridad, en el avance curricular de ese niño”, concluye la académica.

Newsletter

  • Compartir:

opinión

lo más leído

Revise su correo para confirmar
la suscripción
logo-ediciones-anterioes