lunes 09 de diciembre, 2019

noticias por comunas

suscríbete al newsletter

Opinión

Paso Pichachén y el desafío de fomentar el intercambio


 Por La Tribuna

Miguel Abuter León
Alcalde de Antuco

Durante estos días volveremos a participar de un hecho muy importante para la región y la Provincia de Biobío, como es la apertura del único paso fronterizo de la zona: Pichachén.

Sin embargo, la apertura de este año tiene un ingrediente especial, ya que nunca nos habíamos sentido tan parte de esta Sudamérica, como en estas últimas semanas.

Es que el movimiento social que vive el país, nos ha hecho más conscientes de los problemas que vive toda la región del sur de América, situaciones que –pese a algunos matices- no son tan distintos a los nuestros.

Por mencionar algunos, mala distribución de las ganancias del país, problemas en el sistema de salud y la desconexión de la clase política con las necesidades de la gente.

Es por ello, que cobra aún más valor tener y mantener un paso fronterizo en nuestra Región del Biobío, que nos conecte físicamente con los países vecinos, en este caso la Argentina.

De esta forma, podemos comunicarnos con nuestros hermanos argentinos, conocer sus realidades y fomentar un intercambio que favorezca ambas naciones.

Desarrollar proyectos binacionales que no sólo se orienten a las ganancias económicas o turísticas, sino también a otros crecimientos, como son la educación, cultura o deporte.

Nosotros –como municipio- hemos impulsado algunos convenios en ese sentido, que buscan rescatar la importancia de estar comunicados con una nación amiga.

Por citar algunos ejemplos, viajes de estudio entre el Cholar y Antuco, la realización de Copa Pichachén y Copa Antuco, y la presencia de delegaciones argentinas en el festival de nuestra comuna.

Sin duda esto no es suficiente, cuando hablamos de 2 naciones hermanas, con tanta historia y futuro en común.

Resulta por ello crucial que como Estado también se fomente el intercambio entre naciones, aprovechando –en este caso- la conexión física de un camino internacional.

No basta celebrar la apertura una vez al año, se hace necesario también fomentar y estructurar mecanismos que nos permitan estrechar relaciones de cooperación con nuestros países vecinos.

Ya pasó el tiempo cuando Chile miraba con cierto desdén las naciones vecinas, por sus situaciones de inestabilidad y problemas sociales.

Ahora nos hemos dado cuenta que todos los países de la región somos susceptibles de vivir movimientos sociales, que ponen en jaque la estabilidad política, por muy “jaguares” que nos hayan hecho sentir en otras épocas.

Por ello, el llamado en esta nueva apertura del Paso Pichachén es a fomentar con mayor fuerza las relaciones de cooperación con nuestros países vecinos, en este caso Argentina, como forma de potenciarnos como naciones amigas.

Quizás esta sea la mejor forma de acelerar los plazos de la construcción total de la ruta internacional, ya que la generación de más “puentes de intercambio”, legitimarán cualquier inversión en la materia.

Newsletter

  • Compartir:

opinión

lo más leído

Revise su correo para confirmar
la suscripción
logo-ediciones-anterioes