martes 22 de octubre, 2019

noticias por comunas

EDICIÓN IMPRESA

Opinión

La responsabilidad municipal en el rescate de las tradiciones


 Por La Tribuna

Miguel Abuter León
Alcalde de Antuco

La modernidad de la vida actual y la desatada migración del campo-ciudad han provocado notables cambios en las comunas rurales. 

Uno de las transformaciones más evidentes ha sido la progresiva pérdida de nuestras tradiciones, las cuales han pasado al olvido en beneficio de costumbres extranjeras.

Conmemoraciones como “San Francisco” o la “Cruz de Mayo” son cada vez la excepción, siendo cultivadas –principalmente- por vecinos de mayor edad, o que aún “conservan un corazón romántico”.

Las autoridades o los municipios han actuado de manera dispar en el asunto, habiendo algunas “casas edilicias” que sí realizan grandes esfuerzos por mantener las tradiciones.

Esa tarea nos impusimos –como administración municipal-, retomando desde el 2018  la Bendición de Cruces para San Francisco, con el apoyo del Equipo Prodesal y el Instituto de Desarrollo Agropecuario, INDAP.

En esa oportunidad, se desarrolló una sencilla conmemoración, que pese a ello nos recordó la importancia de recuperar nuestras costumbres.

Este 2019 se volvió a realizar esta actividad en Mirrihue Alto, en una ceremonia que reunió a un centenar de usuarios de Prodesal, provenientes de distintas villas rurales de la comuna.

El evento comenzó con una procesión liderada por mi persona, en la calidad de alcalde, y el cura párroco de la comuna, conducidos sobre una carreta de bueyes adornada con flores.

Posteriormente se llevó a cabo la tradicional bendición de cruces, para luego dar paso a una convivencia con productos del campo, traídos por los propios asistentes.

El evento concluyó con una entretenida presentación artística, donde contamos con la presencia de una cantora local, y un grupo de cumbia-ranchera de la comuna.

Pero más allá de describir la conmemoración, lo que quiero destacar es la importancia de los organismos públicos en el rescate de las tradiciones.

Como se dice “gobernar también es educar”. Por lo tanto, para las autoridades o los municipios no sólo nos corresponde la responsabilidad de administrar bien una comuna, sino también de fomentar sus tradiciones.

No nos podemos quedar indiferentes ante la pérdida de nuestra cultura. Menos excusarnos de las gestiones que no hicimos. Una comuna se define con sus tradiciones, sobre todo cuando hablamos desde una provincia con identidad campesina y arriera.

Newsletter

  • Compartir:

opinión

Revise su correo para confirmar
la suscripción
logo-ediciones-anterioes