lunes 18 de noviembre, 2019

noticias por comunas

suscríbete al newsletter

Opinión

El profesor ciudadano


 Por La Tribuna

Alejandro Mege Valdebenito

De acuerdo a  estudios realizados en el presente año  por  el Foro de Educación Superior Aequalis (Iguales) al año 2023 la titulación de profesores tendrá una disminución del 45%, y, según Elige Educar, en el  2025 faltarán en la sala de clases 32 mil docentes idóneos (“titulados en la disciplina y nivel que imparte”), situación que impactará en especial a la educación subvencionada que atiende al 55 % de la población escolar chilena y a la calidad de la educación del sistema escolar en su conjunto. Según Aequalis, la demanda por la educación municipalizada ha disminuido en una cifra superior a los 320 mil estudiantes, al mismo tiempo que el número de profesores ha aumentado en 25 mil profesionales por lo que la relación estudiante/profesor ha llegado a un 40%, situación que, si bien es considerada un hecho  relevante desde el acto pedagógico para favorecer el aprendizaje, se ha transformado en un desfinanciamiento importante de la educación municipalizada, hecho al que se suma la Política Nacional Docente tendiente a aumentar la proporción de horas no lectivas, respecto de las lectivas del profesor, que obliga a su reemplazo  con nuevos docentes.

Las exigencias en la formación de docentes incidirá tanto en la postulación a carreras de educación, como en las instituciones de educación superior que, por imperio de la ley no podrán impartirlas. Así, la menor titulación de profesores afectará, desde un 35% menos en la educación de párvulos hasta  un 100% en las pedagogías de educación tecnológica; con porcentajes intermedios en educación media; educación básica; educación física; historia, geografía y ciencias sociales; filosofía y religión; lenguaje, comunicación y/o castellano; y educación diferencial.

La escasez de profesores se prevé que tendrá un efecto aún más negativo en la calidad de la educación, aunque se estima un efecto positivo para los profesionales de la educación ya que, al ser menos en el campo laboral, se producirá una revalorización social de la docencia con un aumento salarial promedio que se estima del 23 % al quinto año de ejercicio, situación que está relacionada con la nueva escala de remuneraciones para los profesores del área municipal que se incorporan al Sistema de Desarrollo Profesional Docente.

El complejo panorama que vive el sistema educativo nacional en medio de un debate de trincheras ideológicas de la clase política que, si bien  afirman, de un extremo a otro, ser partidarios de un sistema que dé a todos igualdad de oportunidades educativas, la tendencia, más allá del discurso, está más orientada a reafirmar la segmentación elitista de una educación de mejor calidad para éstos,  de segunda calidad para esos y de  menor atención y calidad para aquellos. 

En esta circunstancia, para contribuir a minimizar esa inequidad e injusticia social, surge la necesidad de la figura del profesor militante del verdadero sentido y objetivo de la educación, no como la voz de una posición  partidista, ideológica, personal y excluyente, sino como ciudadano, con pleno conocimiento y reflexión de la realidad que se vive como sociedad, tanto en su dimensión política, económica, social, cultural e ideológica y que, sin abandonar su responsabilidad en el aula, desde el mismo espacio escolar o de las diferentes organizaciones en que participa (o deba participar) asuma el rol que su profesión y las circunstancias le demandan, compartirlo y hacerlo sentir a sus alumnos, a la comunidad escolar, a los padres, las autoridades, los medios de comunicación, actuando siempre como un profesor ciudadano.

Newsletter

  • Compartir:

opinión

lo más leído

Revise su correo para confirmar
la suscripción
logo-ediciones-anterioes