martes 19 de noviembre, 2019

noticias por comunas

suscríbete al newsletter

Opinión

Consecuencias del cambio climático y medidas de adaptación


 Por La Tribuna

Dr. Iván Ñancucheo Cuevas          
Investigador de la Facultad de Ingeniería y Tecnología
Universidad San Sebastián

Las últimas semanas hemos observado imágenes alarmantes sobre los deshielos ocurridos en Groenlandia. De acuerdo con el Instituto Meteorológico de Dinamarca, sólo en julio de este año se han perdido cerca de 197.000 toneladas de hielo cuando en promedio se espera un nivel máximo de 70 millones de toneladas para el mismo periodo. Esto coincide con la ola de calor que ha afectado a gran parte de Europa donde, por ejemplo, se registraron nuevos récords de altas temperaturas incluyendo Francia (42,6 °C), Bélgica (41,8 °C) y Alemania (41,5 °C). Aunque las olas de calor siempre han ocurrido, se ha reportado que en Europa los cinco veranos con temperatura más extremas desde el año 1500 han ocurrido en las últimas dos décadas.

Ante esta situación, los expertos aseguran que algunos de los signos del cambio climático son el aumento en la frecuencia, intensidad y duración de las olas de calor. Es importante señalar que la Convención Marco de las Naciones Unidas destaca que el cambio climático está influenciado con modificaciones actuales atribuidas de manera directa o indirecta a la actividad humana que altera la composición de la atmósfera. Bajo este escenario, la ONU en su Sexto Informe de Evaluación (AR6) a cargo del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC), afirmó que es “altamente probable que la influencia humana haya sido la causa dominante del calentamiento observado desde mediados del siglo XX”.

La evidencia científica ha confirmado mediante las pruebas geológicas y paleo-climáticas que las actuales concentraciones atmosféricas de dióxido de carbono son las más altas de los últimos 15 millones de años y desde 1959, se han emitido 350.000 millones de toneladas métricas de carbono a causa de las actividades humanas. Al 2017 las mediciones de las temperaturas máximas promedio ya mostraban un incremento de 1 °C respecto al promedio de los últimos 100 años y se proyecta que para el 2030 se alcanzará un alza de 1,5°C. El informe del IPCC señala que, de ser así, se incrementarán los riesgos a la salud, forma de vida, seguridad alimentaria, suministros de agua y el crecimiento económico de las comunidades cuya principal actividad económica depende de la agricultura (IPCC 2018).

Uno de los efectos más importantes por su impacto sobre las personas, es la alteración de la calidad y disponibilidad del agua en ríos y lagos, con consecuencias inmediatas sobre los suministros de riego y agua potable. A esto se le suman cambios en los sistemas hidrológicos, destacando los escurrimientos superficiales hacía ríos y lagos, generando suelos empobrecidos y erosionados por las corrientes. Además, se verían anticipadas las fechas de crecimiento de los caudales de los ríos alimentados por deshielos, generando escasez en fechas más avanzadas del verano.

Ante esta realidad y de acuerdo con la convención Marco de las Naciones Unidas sobre el cambio climático, Chile se ubica entre los 10 países más vulnerables del mundo debido a la sequía, intensas lluvias, aluviones y graves desastres climáticos. Bajo este escenario poco favorable, recientemente el Ministerio del Medio Ambiente creó la División de Cambio Climático con la responsabilidad de proponer políticas e implementar planes de mitigación. Aun cuando este esfuerzo se puede considerar como incipiente, existen otras instituciones gubernamentales que se han sumado a abordar este problema como desafío país. A nivel de instituciones de educación superior cada vez es más frecuente encontrar nuevas fuentes de financiamiento (Incluyendo Fondef, Corfo, Comité Regional de Desarrollo Productivo Región del Biobío) que apoyan proyectos orientados a mitigar y adaptar las actividades agropecuarias regionales al cambio climático así como crear condiciones habilitantes de infraestructura, conocimiento y capital humano para construir un país que pueda desarrollar soluciones para adaptarse al calentamiento global.

Newsletter

  • Compartir:

opinión

lo más leído

Revise su correo para confirmar
la suscripción
logo-ediciones-anterioes