lunes 19 de agosto, 2019

noticias por comunas

EDICIÓN IMPRESA

Opinión

Menos plateadas y más vegetales


 Por La Tribuna

gino benedetti (1)

Al leer el último informe del World Resources Institute, programa de medioambiente de la ONU, este nos invita a establecer medidas para lograr un futuro alimentario sostenible, garantizando de esta forma la alimentación para 10.000 millones de personas y de paso combatir lo que hasta hoy hemos logrado conocido como “calentamiento global o cambio climático”. El informe de este centro de estudios, nos llama a ser más conscientes con nuestra alimentación, pensando en las futuras generaciones, nos lleva a replantearnos nuestro excesivo consumo de carnes y preferir productos cultivados de donde habitamos que sean libres de transgénicos. Si le contara que una familia típica  estadounidense integrada por cuatro personas, generan más gases de efecto invernadero que utilizar dos autos, esto debido a la carne que consumen, es difícil de creer, pero es una realidad que se evidencia día a día, en diversas partes del mundo. Replantearnos nuestra forma de alimentación, va de la mano, con planes de manejo sustentables de transformación, ya que eliminar de manera drástica el consumo de carne, traería consigo un enorme impacto en la identidad de culturas y pueblos, afectando a economías sociales de países que aún se encuentran en desarrollo, lo beneficioso y aquí la gran disyuntiva, es que la emisión de gases contaminantes podría bajar en un 60%, aumentado la vida útil y el futuro de nuestro planeta. Pero este estudio también nos muestra las consecuencias de la expansión de la agricultura cada día más industrializada, reflejada en el daño que de manera constante afecta a bosques y espacios considerados nativos. La demanda actual de la población, nos muestran tendencias alimentarias insostenibles, debido a que nos llevaría en un par de décadas en aumentar al doble, la producción de alimento de origen agrícola industrializado y animal.

El consumo excesivo de alimentos basado en origen animal es cada día más desmedido e insano, donde gran parte de la población consume más proteínas de este origen, que las que su organismo necesita. Pasando por alto que existen proteínas de vegetales de cultivos responsables, con un mayor número de nutrientes, siendo esto más eficiente y llevadero. Junto a esto si disminuyéramos los desperdicios alimentarios, lograríamos recortar las necesidades alimentarias o la constante y urgente búsqueda de nuevas tierras para cultivos, mitigando de manera considerable la emisión de gases de efecto invernadero.

Lo que si queda claro es que debemos volcarnos a una huella más ecológica, prefiriendo el consumo de frutas, verduras y leguminosas, ya que estas tienen un menor impacto ambiental, ya que producen casi 15 toneladas menos de CO2, que lo que se genera por producción y consumo de carnes, garantizándonos un bienestar para nosotros y para las futuras generaciones. Le invito a generar este cambio por los que vienen, por esa niña que traza sus primeras líneas en un lienzo y sueña con ser una gran artista o por ese niño en una isla del sur, que mira al cielo y visualiza el día en que será un astronauta, en nosotros están las herramientas para lograr ese cambio y como resultado un planeta más digno.

Gino Paoli Benedetti

Académico del área Hotelería, Turismo y Gastronomía

Inacap Los Ángeles.


  • Compartir:

opinión

Revise su correo para confirmar
la suscripción
logo-ediciones-anterioes