martes 15 de octubre, 2019

noticias por comunas

EDICIÓN IMPRESA

Opinión

El fair–play


 Por La Tribuna

Mucho se ve en los estadios y varios recintos deportivos la bandera que hace alusión al Fair-Play (que traducido significa Juego-Limpio). Pero lo que nos motiva a escribir esta columna, dice relación con la equivocación a creer que el Fair-Play sólo involucra a los deportistas (protagonistas en cancha) en los diferentes escenarios deportivos, según el deporte que se practique (estadios, gimnasios, pistas etcétera.), craso error.

El fair play no sólo tiene que ver con los deportistas que disputan una contienda deportiva, sino que también a dirigentes, entrenadores, familiares, prensa y público en general, y se refiere al comportamiento honesto que deben tener los atletas con sus oponentes, árbitro y asistentes. Se caracteriza por poner en primer lugar el gusto por competir limpiamente y disfrutar el deporte por encima de la ambición por la victoria, en tener respeto al contrincante, al árbitro, a las reglas, a los asistentes. Practicar el juego limpio sin trampas, trucos o simulaciones para confundir al rival o al juez, no ofender, humillar, ni maltratar a ningún participante de la contienda, pero lo más importante del Fair-Play  “es asumir la derrota con dignidad y disfrutar la victoria con sencillez y respeto.”

Ya lo decía el pedagogo e historiador francés, fundador de los Juegos Olímpicos de la era moderna), el varón Pierre de Coubertin (1863-1937); “Lo importante no es ganar, sino competir.”  Frase polémica, (para estos tiempos), pero yo agregaría: “Lo importante es ganar, para los que quieren ganar, y lo importante es competir para los que quieran competir”.

Newsletter

  • Compartir:

opinión

Revise su correo para confirmar
la suscripción
logo-ediciones-anterioes