lunes 24 de junio, 2019

noticias por comunas

EDICIÓN IMPRESA

Opinión

Educación física ¿para qué?


 Por La Tribuna

ALEJANDRO MEGE

Felipe, estudiante de la carrera de Educación Física, mientras cumplía con su trabajo de repartidor de pizzas a domicilio en su motocicleta, actividad que le permitía sostener a su familia, a su pareja que esperaba a su primer hijo y pagar sus estudios, fue atropellado por el vehículo  de un conductor irresponsable y, como consecuencia del impacto, se le tuvo que amputar su pierna izquierda bajo la rodilla. La tragedia personal y familiar ha sido enorme y dolorosa; sin embargo, aún con todo los problemas y exigencias que demanda la vida  en esas condiciones, en su rehabilitación física y psíquica, ha mostrado el ánimo y la disposición para terminar su carrera y reconoce que su condición física, por la actividad  y la práctica deportiva realizada de manera permanente y sistemática, le ha permitido sobrellevar con optimismo el traumatismo sufrido.

Esperamos  que llegue a la meta profesional que se ha fijado.

Este caso, como tantos otros ocurridos a miles de personas, por accidentes o por haber nacido con una limitación o discapacidad física, el perseverante ejercicio físico les ha permitido superar sus limitaciones, fortalecido sus cuerpos y sus espíritus, capacitándolos no sólo para vivir con normalidad si no que practicar distintas disciplinas artísticas, atléticas y deportivas y participar en competencias en diferentes niveles, con prótesis o sin ellas, moviéndose en silla de ruedas, obteniendo medallas y trofeos, pero sobre todo venciendo sus limitaciones físicas, derribando vallas anímicas y psicológicas para tener un cuerpo, una mente sana y una vida mejor.

La educación física –y deben saberlo los autores del nuevo currículo- como lo explica el propio currículo, que “La práctica regular de actividad física desarrollará habilidades motrices y actitudes proclives al juego limpio, el liderazgo y autocuidado. Dándoles la posibilidad de adquirir un estilo de vida activo y saludable, asociado a múltiples beneficios individuales y sociales”, constituye la base de toda actividad física y deportiva y  permite combatir el sedentarismo y la obesidad, mejorar la salud y alargar la vida útil y disminuir los costos económicos asociados a una población con menores índices de enfermedad.

Resulta entonces, al menos contradictorio, que un gobierno que pretende tener millones de personas practicando deportes, desde la primera niñez hasta la tercera edad, y ojalá con campeones mundiales en todos ellos, deje de hacer obligatoria en 3º y 4º año medio a la asignatura, llamada en el currículo “Educación Física y Salud”, en una etapa de la vida escolar donde la presión por la preparación de la PSU, la educación física no será una opción muy demandada, ni  menos de práctica constante.

En esta materia, en la Antigua Grecia, sus habitantes, más inteligentes que nosotros, dieron suma importancia a la educación física, dando origen a los Juegos Olímpicos donde hoy deportistas de todo el mundo siguen demostrando como la práctica de la actividad  física  ha constatado que la capacidad humana no tiene límites, importancia reconocida en la 58º  Asamblea General de las Naciones Unidas que proclamó el año 2005 como el Año Internacional del Deporte y la Educación Física, entendiendo estas disciplinas como herramientas para promover la educación, la salud, el desarrollo y la paz.

Como vemos, para más de algo sirve la educación física.

Alejandro Mege Valdebenito.


  • Compartir:

opinión

Revise su correo para confirmar
la suscripción
logo-ediciones-anterioes