lunes 19 de agosto, 2019

noticias por comunas

EDICIÓN IMPRESA

Opinión

La diabetes en el ojo


 Por La Tribuna

Juan Pablo Aruta,tecnologo oftalmologia

¿Qué es la diabetes? Es una enfermedad no transmisible crónica que se caracteriza por una alteración en la manera en que el cuerpo procesa el azúcar en la sangre. El páncreas es el órgano encargado de producir la insulina, responsable de mantener los niveles de glicemia.

Debido a malos hábitos alimenticios, sedentarismo, tabaquismo y también factores genéticos, este órgano deja de producir esta hormona, desencadenando una descompensación a nivel sistémico, trayendo como consecuencia varías alteraciones, cómo lo es el daño en la retina del ojo: la retinopatía diabética.

La retinopatía diabética es una complicación de la diabetes, que afecta a los vasos sanguíneos de la retina, la parte posterior del ojo donde están los tejidos sensibles a luz.

Es una enfermedad silenciosa, que en sus inicios no produce molestias ni complicaciones, pero que si no es diagnosticada y tratada a tiempo, puede terminar en ceguera irreversible.

Cabe recordar que la retinopatía diabética es una patología GES, vale decir, está cubierta por ley en oportunidad, calidad y acceso a la atención, además de la protección económica.

Volviendo a lo anterior, es importante que todo paciente diabético anualmente se realice el de fondo de ojo, examen que, tal como dice su nombre, ve el fondo del ojo,  pudiendo ver si existe daño por la diabetes o no, y si hubiese, cuánto es. Se realiza de 2 maneras: una es el fondo de ojo dilatado, que lo realiza el médico oftalmólogo, instilando una gota en los ojos que dilata la pupila y permite examinar a través de una lupa y una luz.

La otra manera es con un retinógrafo, equipo oftalmológico que permite tomar una foto del fondo de ojo sin dilatar, para luego examinarla y ver el estado de éste.

Con todo lo anterior expuesto, se refuerza la importancia de que todo paciente diabético se realice anualmente un fondo de ojo, para prevenir alteraciones graves que pueden llevar a la ceguera. Además, es importante una buena compensación metabólica, con una vida sana, que contempla alimentación saludable y ejercicio, para mantener los niveles de azúcar en la sangre en valores normales y no llegar a estados avanzados donde se deteriora la salud en general, incluyendo La visión.

Juan Pablo Aruta Aravena

Tecnólogo Médico mención Oftalmología

Magister en Gestión de Salud


  • Compartir:

opinión

Revise su correo para confirmar
la suscripción
logo-ediciones-anterioes