lunes 17 de junio, 2019

noticias por comunas

EDICIÓN IMPRESA

Opinión

Abril mes de tributos

Pedro Jines Jara Pérez, Contador auditor ? Ing. comercial - Diplomado en Pedagogía Educ. Superior - Evópoli Los Ángeles


 Por Sebastián Carrizo

18-04-2019_20-36-531__sinfoto.jpg

Para todos los chilenos los tributos anuales comienzan con las patentes automovilísticas en el mes de marzo y se sigue con la declaración anual de impuestos tanto para las personas como para las empresas.

Para muchas personas naturales e independientes profesionales con retención de honorarios viene un cambio profundo que comienza con una retención escalonada para contribuir con parte de esa retención a cubrir gastos de salud y previsión para cuando sean adultos mayores. Esto viene a emparejar las obligaciones previsionales de la mayoría de los chilenos.

A los hombres mayores de 65 años y a las mujeres mayores de 60 años con retención de honorarios no se les descontará este valor dado que están ad portas de su jubilación. Jubilación que como sabemos con todos los cambios que han realizado los malos legisladores en el transcurso de estos años al DL 3.500 no alcanza para nada. Para nadie ya es un misterio que en los gobiernos de Frei-Lagos y primer gobierno Bachelet los cotizantes debemos absorber las pérdidas, se aumenta la esperanza de vida a los 110 años y ahora no se asegura rentabilidad mínima para nadie.

Sin embargo uno de sus primeros slogan y que comparto era Educación-Salud y Previsión gratis para todos. Que técnicamente es una utopía y que en 29 años solo ha servido para ganar votos.

El Estado necesita los tributos recogidos para poder hacer una distribución social y equitativa que permita a todos sus habitantes mejorar sus condiciones de vida haciendo un país más justo y emparejando la cancha.

Estos tributos deben alcanzar para esto… Y es aquí donde está la inquietud?

Esto ha sido posible durante todos estos 29 años en que el chileno votó con la promesa de que la alegría ya viene?

Para lograr mejores estándares de vida, no sólo es importante la distribución de estos recursos tributarios recibidos por el estado, sino también el fomento a la productividad: sin emprendimientos, sin generación de actividad no hay empleo, no hay recursos para que nuestros compatriotas puedan generar un bienestar a cada una de sus familias.

Ahora que el actual Gobierno está impulsando una reforma tributaria proactiva pero sin mayoría parlamentaria que definitivamente es la que aprueba las leyes, hago un llamado a los representantes de la zona de todos los bandos a que legislen en forma cuerda y proactiva  que permitirá no ahogar a los emprendedores y así avanzar y fortalecer el trabajo, que es la primera puerta para avanzar en un mejor vivir a los ciudadanos y sus familias.

Por último desear a cada chilena y chileno que los tributos que deban pagar o recibir sean en forma justa y que recuerden que cada peso pagado contribuye a mejorar carreteras, escuelas públicas, atenciones hospitalarias y equiparar la cancha para los más desposeídos, sobre todo para  los niños que deben estar primero en la lista de prioridades.


  • Compartir:

opinión

Revise su correo para confirmar
la suscripción
logo-ediciones-anterioes