suscríbete al boletín diario

Opinión

"Han visto un proyecto en el fútbol nacional"

Felipe Díaz Seguel, futbolero apasionado por la innovación


 Por La Tribuna

25-03-2019_20-05-361__sinfoto.jpg

Me declaro fanático del fútbol y eternamente enamorado de mi club, además como ingeniero y líder en proyectos de innovación, en mi mundo laboral, me atrevo a decir que en Chile y sobre todo en nuestra región, los proyectos en el fútbol no existen por ahora. Por la sencilla razón, de que lo que hacemos no responde a un proyecto, más bien es una actividad cotidiana, que responde a la rutina de un club o institución.

Un proyecto para decirse tal o jactarse de serlo, debe tener 3 condiciones; ser único, debe presentar un alcance u objetivo y por último debe tener un plazo determinado. Si lo miramos así, cualquier actividad se podría considerar un proyecto, pero lo complejo no viene ahí, ya que ejecutamos una gran cantidad de proyectos cotidianamente, lo difícil viene cuando tenemos que buscar un proyecto que nos resuelva un problema. Es eso lo que generalmente no se ve en el fútbol local, más bien todos los supuestos proyectos, son para la actividad normal, es decir; entrenar, programar viajes, buscar contrataciones y cumplir el objetivo, pero no se ve que busquen desarrollar una brecha, ya que ante cualquier derrota en la cancha se puede desarmar todo lo planificado, cambiando técnicos, despidiendo jugadores, bajando recursos para lo programado, etcétera.

Si lo anterior lo llevamos a un proyecto de un área productiva tradicional, es totalmente diferente. Se imaginan cuántas veces las empresas de bebidas han fracasado con nuevos productos en una temporada? y hemos visto una crisis de estas públicamente? entonces porque en el fútbol después de 3 partidos perdidos cambiamos todo eso que le decíamos proyecto?

Cuando buscamos un proyecto debemos estar enamorados del problema que nos convoca y cuando tenemos claro eso, podemos decir que tenemos un proyecto con los 3 alcances que mencioné al comienzo. Ese proyecto se va terminar cuando ya no se esté enamorado de ese problema, porque se espera que esté solucionado. Sin embargo, en Chile terminamos el proyecto cuando el problema o crisis está en su punto máximo y sencillamente perdimos toda la experiencia y aprendizaje de ese fracaso y compulsivamente comenzamos con otro ciclo igual al que fracasó anteriormente y el resultado obviamente es el fracaso. Con esto digo que en el fútbol debemos enamorarnos de eso que estoy fallando y de ahí solucionarlo con un proyecto.

En esta región sobra la materia prima, tenemos escuelas de cadetes conocidas y exitosas, tenemos instituciones, tenemos ex jugadores que triunfaron, tenemos tremendos cuerpos técnicos y tenemos hinchadas con más aguante que cualquiera en Chile, pero yo me pregunto, con todo eso; por qué no tenemos un proyecto?

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes