suscríbete al boletín diario

Opinión

Salud oral en el adulto mayor

Mariafrancisca Ruiz. Jefe de Carrera (S) Técnico en Odontología mención Higienista Dental CFT Santo Tomás Los Ángeles.


 Por La Tribuna

20-03-2019_20-27-141__mariafranciscaruizodontologa.jpg

Envejecer, sin duda, es una realidad desde el momento en que nacemos. A diario, vivimos cambios en nuestro cuerpo que son parte del proceso natural de la vida, los que repercuten a nivel sistémico y general en las diversas aristas de lo que es la salud.

Si hablamos sobre el adulto mayor, podemos decir que el mejoramiento de las condiciones sociales, el acceso a la salud y la preocupación por llevar una vida más activa y longeva da como resultado una vida más larga y plena.

Esto también trae consigo el aumento de enfermedades que antiguamente eran menos prolongadas en el tiempo, por las expectativas de vida de la población en general, y que hoy son un desafío para todos aquellos que ejercemos en el ámbito de la salud. Ello, debido a que se llega a un proceso natural de desgaste en el que sobrevienen enfermedades crónicas y es fundamental su control para mantener un nivel de salud favorable.

La cavidad bucal no está alejada de los cambios que trae el envejecimiento. Con el paso de los años, la población adulta en Chile ha presentado una creciente disminución en las tasas de edentulismo (pérdida de piezas dentarias), acompañándose de una mejor salud bucal de la población.

Con el aumento en las expectativas de vida, las personas mayores conservan más piezas dentarias lo que también se asocia con un mayor riesgo de caries, recesión gingival que expone las superficies de las raíces, restauraciones en las piezas dentarias que se pueden ver afectadas por una higiene deficiente producto de la disminución en la motricidad, la hiposalivación (disminución de la cantidad de saliva en boca), por enfermedades sistémicas y polifarmacia que afectan al estado general de su boca.

Por ello, la prevención es fundamental en todas las etapas de la vida; para lograrlo, es preponderante contemplar en la anamnesis un meticuloso análisis médico-odontológico que advierta al profesional sobre el estado de salud general del paciente para poder determinar una estrategia preventiva adecuada y personalizada.

En lo que respecta a los cuidados propios que debe realizar un paciente geriátrico, es fundamental mantener una higiene óptima con pasta dental fluorada, ya sea realizada por terceros, por el paciente con cepillo convencional o por el paciente con aparatología, que mejore la eficiencia en el proceso de arrastre de la placa bacteriana, siempre y cuando se adopte una rutina de uso correcta como es en el caso de los cepillos eléctricos.

Además, se puede añadir a la higiene el uso de cepillos interproximales que facilitan la remoción de la placa bacteriana que queda entre las piezas dentarias y que es muy difícil de eliminar solo con el cepillo convencional.

Los portadores de prótesis deberán mantenerlas con una correcta higiene, evitando el uso de pasta dental para su higienización y utilizando cepillo exclusivo para su higiene fuera de la boca; en aquellos pacientes con bajos niveles de producción de saliva es fundamental el uso de saliva artificial o en su defecto hidratar constantemente la cavidad oral.

Si bien, las políticas públicas apuntan hacia las mejoras en la salud para el adulto mayor, un rol activo de éste es fundamental para mantener un nivel de salud oral y esto se logra a través de la prevención y visitas al odontólogo para evitar la progresión silenciosa de enfermedades bucales.

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes