suscríbete al boletín diario

Opinión

Sólo 11 años

Sebastián Álvarez R., diputado.


 Por La Tribuna

18-03-2019_20-34-051__diputadosebastianalvarez.jpg

Recientemente tuvimos la oportunidad de marchar como millones de personas en todo el mundo, para reclamar a los gobernantes acciones decisivas contra el cambio climático, una movilización inédita inspirada en lo más valioso de nuestra sociedad, la juventud. En nuestro país fue notorio el paso de la gente por las ciudades de  Arica, Temuco, Curicó, Los Ángeles, Valdivia, Rancagua, Puerto Montt, Ovalle, San Felipe, Valparaíso y Osorno, entre otras.

En el mes de octubre del año pasado, conocimos el informe más reciente sobre Cambio Climático de la ONU (IPPC), que nos advierte de los efectos adversos que pudieran ocurrir si la temperatura media del planeta excede de 2 grados en comparación a los efectos de un incremento de 1,5 grados. Esa diferencia de 0,5 representa un efecto devastador para la humanidad.

Dicho documento, es una notificación de las comunidades científicas al mundo político global del serio problema y de la urgencia de introducir o generar acciones inmediatas para mitigar las emisiones.

Este estudio es aún más enfático que el informe entregado el año 2013, por cuanto hace un llamado específico a adoptar medidas radicales en la forma en que la humanidad se relaciona con el medio ambiente y pone en alerta que esto no puede tardar más de 11 años, si queremos preservar la humanidad.

En base a lo anterior, me pregunto: ¿Qué es lo que necesitamos hacer para producir este cambió?

Indudablemente los compromisos de cada país y región para reducir el efecto invernadero se tienen que incrementar para convertirse de verdad en agentes de cambios con acciones y objetivos más ambiciosos   que los expresados en el programa nacional de contribuciones, que cada país estableció individual y voluntariamente.

Sin lugar a dudas, es vital reafirmar en los foros de todo el planeta, la importancia de la cooperación internacional entre los Estados.

Por la misma razón, me gustaría valorar y agradecer la disposición de todos los parlamentarios, dirigentes, y amigos de nuestra causa.   Para llegar a un consenso que nos una en un proyecto de defensa de nuestro medio ambiente desde el nivel más básico, desde nuestros hogares hasta los más altos de los gobiernos de la tierra.

A pesar de nuestras diferencias culturales, políticas, o la forma en que cada gobierno, región, comuna trabaja sus compromisos con su comunidad, debemos establecer objetivos comunes que nos permitan garantizar a las futuras generaciones un planeta sustentable.

La historia de la humanidad ha sido escrita por autoridades que se comprometen en garantizar el bienestar de su comunidad basados en acuerdos que buscan cambiar la historia para alcanzar felicidad y bienestar para todos los habitantes del planeta.

Nosotros como chilenos, pensamos que estamos todos aquí llamados a producir un gran cambio porque como parlamentarios tenemos la responsabilidad de legislar para proteger y resguardar la vida de nuestras futuras generaciones.

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes