suscríbete al boletín diario

Opinión

Medidores inteligentes: derribando mitos

Mauricio Henríquez, seremi de Energía, región del Biobío


 Por La Tribuna

17-03-2019_21-13-521__mauriciohenriquezseremienergia.jpg

Durante las últimas semanas, el tema de los medidores inteligentes se encuentra en la palestra y con ello han surgido varios mitos sobre su uso, índices de consumo y razones por las cuales se realizará este recambio de equipos.

Es importante que todos manejemos la misma información para conocer los beneficios de esta nueva tecnología de medición, monitoreo y control que deberán implementar las empresas, porque no solo el usuario tendrá nuevas obligaciones, sino también los privados deberán cumplir con exigencias que velen y respalden el correcto servicio de cada uno de los chilenos.

Lo primero que debemos saber es: ¿por qué se decidió cambiar los equipos? El 2015 un terremoto de magnitud 8.4 en la escala de Richter, seguido por un tsunami, azotó las costas de la región de Coquimbo, lo que provocó que cientos de familias perdieran el suministro eléctrico, situación que permitió que algunas empresas distribuidoras exigieran abultados pagos para volver a habilitar empalmes y medidores de las familias afectadas.

En este contexto, el gobierno anterior decidió ingresar el proyecto de ley que obliga a las empresas distribuidoras a reponer empalmes y medidores destruidos en zonas de catástrofe sin costo para los usuarios, pero a cambio los equipos deben ser propiedad de estas. Actualmente, el arriendo de los medidores y empalmes tiene un costo de 500 pesos, y con estos nuevos dispositivos inteligentes la tarifa subirá a 700, es decir, el aumento real no superará los 200 pesos mensuales.

Paralelo a esto, el promedio nacional de interrupciones eléctricas al año es de 12 horas, pero esta cifra esconde una muy dura realidad, porque hay comunas que exceden largamente este número. Para nuestro gobierno es trascendental y de suma urgencia que las empresas entreguen un mejor servicio para evitar que los chilenos sean afectados por cortes de suministro de forma innecesaria o no tengan un servicio eléctrico de calidad.

Estamos trabajando con las empresas distribuidoras para que puedan comprar a los propietarios sus antiguos medidores, los que quedarán en desuso al momento de recibir el nuevo equipo inteligente. Esta medida significaría un beneficio directo a los bolsillos para 4,8 millones de consumidores.

Como gobierno empatizamos con el malestar de la ciudadanía y la forma en que esta medida fue implementada, es por esto que estamos trabajando en proponer soluciones que beneficien a los consumidores. Si bien heredamos esta situación, queremos ser parte de la solución; tenemos el convencimiento de que la modernización del sistema eléctrico debe estar centrada en las personas, en tener mejor servicio, y por sobre todo, menos fallas e interrupciones.

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes