suscríbete al boletín diario

Opinión

Política y mujer

Andrea Olave Gajardo, abogada y militante de Evópoli Biobío


 Por La Tribuna

03-03-2019_20-03-071__1.jpg

En el mundo actual, el rol de las mujeres en la sociedad ha sido objeto de debate, análisis y, por sobre todo, de transformaciones. Nuestro país no ha quedado ajeno a este proceso, pues se observan significativos progresos en los ámbitos legales, laborales, educacionales y políticos.

Por ejemplo, en los últimos años ha aumentado el ingreso de las mujeres a la educación superior, y con ello su participación en el mercado laboral profesional; en materia política, la representación femenina ha mostrado importantes avances con el incremento en el número de mujeres en los cargos de diputadas, senadoras, intendentas y hasta con una Presidenta de la República.

No obstante, persisten un conjunto de problemas que aquejan a las mujeres con independencia de su situación socioeconómica, como la violencia intrafamiliar; al 1 de febrero de este año, el Servicio Nacional de la Mujer y la Equidad de Género (Sernameg) informaba de seis femicidios consumados y 12 femicidios frustrados, de la desigualdad de ingresos, la violencia de pareja (que suele originarse en el pololeo) y las situaciones de acoso en distintos contextos, como el trabajo y el espacio público.

Estas problemáticas han sido abordadas desde la perspectiva de la igualdad de género por organizaciones ciudadanas, partidos políticos y el gobierno, lo que implica promover la plena igualdad de derechos, obligaciones y oportunidades entre hombres y mujeres, respetando las naturales existentes entre ambos sexos.

Desde mi visión de militante de un partido que impulsa una sociedad más justa e inclusiva, quiero que se concreten más progresos en favor de las mujeres, al mismo tiempo que generar una mayor conciencia de los desafíos mencionados en materia de igualdad de género.

Como estamos cerca del Día Internacional de la Mujer, quisiera hacer un reconocimiento a todas aquellas mujeres que luchan diariamente contra la violencia, el machismo y la desigualdad, y que con esfuerzo han logrado sacar adelante a sus familias en su calidad de jefas de hogar.

En definitiva, hacer un llamado a la unidad y a denunciar dinámicas de abuso y violencia intrafamiliar y de pareja, para romper las viejas estructuras, creencias y conductas que atentan contra la dignidad de las mujeres. 

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes