suscríbete al boletín diario

Opinión

Smartwater y la necesidad de incorporar tecnología en la gestión hídrica

Robinson Sáez L. Especialista CREA – UCSC


 Por La Tribuna

26-12-2018_19-35-121__robinsonsáez.jpeg

 Ahora, como todas las revoluciones, ésta no está exenta de riesgos; la digitalización no significa que debe olvidarse a las personas, a los que en definitivamente van dirigidos los servicios.

En el último año hemos hemos visto que la transformación digital y la llamada revolución 4.0, está cada vez más cerca. Instituciones como la Corporación de Fomento no se queda atrás y ha incorporado una serie de nuevos instrumentos que tienden a incorporar conceptos en boga en la actualidad mundial, como la economía circular, poniendo el foco en lo que se denomina el triple impacto: negocios innovadores, ambientalmente amigables y potencialmente rentables.

Este desafío de llevar a las empresas al triple impacto no puede ser posible sin la incorporación de nuevas tecnologías; en todo el planeta la industria está sufriendo una transformación digital que convertirá nuestras vidas y de hecho ya lo estamos viendo, con la incorporación de teléfonos celulares, relojes y dispositivos electrónicos en todas nuestras acciones diarias.

En todos los sectores económicos, y en especial el sector agua, no pueden quedar ajenos a esta revolución. Diversos son los ámbitos donde las transformaciones legales y comerciales obligan a tener una mirada de largo plazo en la gestión del recurso hídrico, debiendo ser la revolución digital en la gestión del agua el nuevo desafío a enfrentar en el sector agroalimentario. Lo anterior nos lleva a considerar entonces a las tecnologías no como un desafío a superar, sino más bien como un medio que facilita y permite ser más eficiente en un escenario de escasez. Es acá donde las tecnologías Smart se avizoran como un campo que puede aportar infinitamente al sector del agua.

Ahora, como todas las revoluciones, ésta no está exenta de riesgos; la digitalización no significa que debe olvidarse a las personas, a los que en definitivamente van dirigidos los servicios, y donde además estas deben concentrarse en mejorar productos  contemplando aspectos como el desarrollo económico sostenible, la gestión de los recursos naturales a través de una acción participativa e inclusiva, con un compromiso no solo del sector agrícola, sino también de la academia, la administración pública,  los ciudadanos y autoridades.

Sumado todo lo anterior, permitirá enfrentar de manera sinérgica los nuevos desafíos y anticiparnos a los cambios que enfrenta el planeta y que llegaran a nuestra región en un periodo no muy lejano.

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes