lee nuestra edición impresa

Opinión

El desafío de seguir practicando deporte en la adolescencia

Pablo Luna Villouta, académico de Pedagogía en Educación Física Universidad San Sebastián.


 Por La Tribuna

30-11-2018_21-12-091__pablolunavillouta

La adolescencia es clave en desarrollo del ser humano. Esta etapa se inicia con la pubertad, cuando suceden cambios físicos, emocionales y psicológicos a un ritmo acelerado, que tienen un fuerte impacto en la personalidad, en los gustos y en las preferencias de los jóvenes, marcando el paso de la niñez a las obligaciones similares a las del adulto. En este periodo, el contexto social puede tener una influencia determinante, pues los jóvenes comienzan a tomar sus propias decisiones en virtud primero de la influencia familiar y luego, en algunos casos con mayor relevancia, de su grupo de pares.

Así en la adolescencia se desarrollan las aptitudes y hábitos necesarios para el resto de la vida. Por ello la práctica deportiva debe mantenerse más allá de las obligaciones académicas y sociales, ya que permitirá el pleno desarrollo de las funciones orgánicas y cognitivas aún en formación y,  en consecuencia, el afianzamiento de los hábitos de vida saludable.

En este sentido, está documentado que en la adolescencia factores externos como la presión social, al igual que los factores personales como las variables psicológicas (motivación e interés) y fisiológicas (características corporales y condición física) definen los deseos de adquirir y mejorar las capacidades motrices y físicas de los jóvenes. Por ejemplo, la motivación familiar, junto con la autovaloración de las capacidades y el nivel de aspiración, definirán su continuidad en la práctica deportiva.

Es así como entre las influencias externas, el modelaje parental es clave, influyendo directamente en los hábitos de práctica deportiva de los adolescentes, por lo que tanto padre como madre, al realizar actividad deportiva, impactan positivamente en sus hijos, ya que los jóvenes observan los beneficios no solo en los aspectos físicos, sino que también en la salud mental de sus progenitores. Lo ven como medio de desarrollo, socialización y “liberación” de las obligaciones laborales, sociales y familiares. En esta línea, existen varios estudios que sugieren que los adolescentes más activos físicamente son aquellos que tienen madres que hacen deporte o actividad física, y la razón es que ven los efectos positivos en ellas.

Así, la familia posee una influencia notoria en la configuración de hábitos como los deportivos. Esta influencia no se debe solo limitar a motivarlos o facilitarles la práctica, sino que ellos también deben interesarse en el nivel o forma en que desean hacerlo pero, sobre todo, en la organización y con los profesionales encargados de ello a través de la comunicación permanente para apoyar y conocer su labor.

Otro aspecto relevante para continuar con la práctica deportiva es el nivel de aspiración deportiva que tengan los jóvenes. Esto quiere decir que es importante conocer las razones que motivan al adolescente a practicar deporte, ya que si el objetivo es competitivo, se deberán desplegar mayores esfuerzos, sobre todo de tiempo en entrenar, ya que para lograr buenos rendimientos es fundamental la dedicación. Si el objetivo es participativo o vinculado a otras razones personales, la dedicación puede ser menor. En este aspecto, es fundamental generar el compromiso para cumplir con los horarios establecidos, por acotados que sean, lo que permitirá mantener el hábito y gusto por la actividad física y, en este caso, por el deporte.

En definitiva, la adolescencia es un momento que debe observarse con especial atención si pretendemos tener jóvenes más activos físicamente. Es un momento que debe ser seguido de cerca por la familia, dialogando y conociendo de primera mano los motivos que movilizan a los jóvenes a mantenerse activos físicamente, lo que colaborará enormemente en que continúen haciendo actividad física y deporte en esta importante etapa.

lee nuestra edición impresa

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes