lee nuestro papel digital

Opinión

Los Ángeles, Nuevo Mundo

Mario Ríos Santander


 Por La Tribuna

25-09-2018_19-42-261__mariorios

 Que su vecina provincia, Ñuble, sea ahora Región, le importa bastante poco.

 

En Chile, ninguna organización podrá crecer y desarrollarse, si margina al mundo de entre sus quehaceres diarios, la ciudad, no es la excepción, aún más, es el punto central de toda perspectiva futura. La razón de ello, se fundamenta en ser la suma de todo lo representativo de la sociedad que cobija, además que lo conocido en el mundo más que cualquier otra cosa, son sus asentamientos humanos de ciudades o más ampliamente, países. Algunas urbes, adquieren apellidos que ennoblecen su presencia planetaria, Roma, “La ciudad eterna”, París,  “La ciudad luz”. En nuestro país, algo más modesto, Valdivia, “La ciudad de los ríos”. Nosotros, Los Ángeles, algo más especial, gozamos de una autonomía autoimpuesta que nos permite alejarnos de todo conflicto surgido de la geografía política. Tal es así que a nadie importa mucho nuestra comuna. No aparece en los informativos del tiempo. Recuerdo, conversando con el Presidente Frei Ruiz-Tagle, que comentaba su desgano por esta obligación moderna de exigirle a los presidentes que recorran el país, “cuando escasea la imagen pública”. Frei me decía, “yo voy a Los Ángeles, llegó allá y a nadie interesa mucho que el Presidente se encuentre en ese lugar, además que los problemas que plantean, siempre son de fácil solución”. ¿Es tan así? Veamos

Desde su creación, Los Ángeles, se las arregló sola. Nunca una ley especial ni mucho menos, acomodos políticos tan típicos de nuestro país. Se preocupó más de su gobernador que del intendente regional. Que su vecina provincia, Ñuble, sea ahora Región, le importa bastante poco porque siente que su desarrollo, no se debe a institucionalidades protegidas, sino que a trabajo de sus habitantes. Por ello, Concepción, ahora que la salud alcanza niveles elevados, ha dejado de ser destino diario para especialista. Lo mismo, una decena de servicios, antes, visita obligada a la capital regional. Los penquistas, poco conocen Los Ángeles y cuando llegan a ella, se quedan, aumentando la migración a niveles insospechados. Por las calles de Los Ángeles, caminan muchos penquistas avenidos a la ciudad. En Concepción, no camina ningún angelino que haya migrado a esa urbe. 

Todo lo anterior, permite sostener, sin duda alguna, que Los Ángeles, adquiere una personalidad, no sospechada años antes, con una fuerza económica, muy elevada y con perspectivas de desarrollo, tampoco imaginadas, Ahora, hay que dar el paso mayor: la conquista del mundo. Y ya se avanza, muchos caminan por nuestras calles, llevando el éxito de su conquista en algún mercado planetario. Es entonces necesario que comiencen a flamear banderas extranjeras en pórticos, dando cuenta de la instalación de consulados. Los Ángeles es hoy capital de una provincia que aporta el 4% del PGB nacional, ello es del orden los 12 billones anuales. Se apresta a ser la capital de la energía eólica, ya lo es de la madera y pronto lo será de los berries, fruta cada vez más mayoritaria en la fruticultura nacional. Todo ello, indica la necesidad de trabajar mucho, conocer el flujo económico futuro, los chinos quieren ser nuestros socios, debemos saber la inversión previsional prevista, en suma, crecer, sentirnos nosotros y no otros los responsables de nuestro propio destino. ¿Cuándo partimos?

Mario Ríos Santander

lee nuestra edición impresa

  • Compartir:
NEWSLETTER

opinión

lo más leído

NEWSLETTER
logo-ediciones-anterioes