lee nuestro papel digital

Opinión

Costos y beneficios de una sociedad activa y una sedentaria

¿Qué esperamos para comenzar a mejorar nuestra salud? Cuando llegamos a esta pregunta, sale una excusa que es la más común dentro de las personas, el tiempo.


 Por La Tribuna

12-09-2018_18-06-251__Ángelomezacarrasco

Los intentos por sembrar una mentalidad donde la actividad física es la mejor medicina y la más efectiva no está lejos de la realidad.

Hacer ejercicio involucra un proceso tanto físico como cognitivo, es por ello que también se pueden evitar enfermedades degenerativas como el Alzheimer.

Entonces, ¿qué esperamos para comenzar a mejorar nuestra salud? Cuando llegamos a esta pregunta sale una excusa que es la más común dentro de las personas: el tiempo. La gente se justifica diciendo que no alcanza, porque hace muchas cosas. Lo cierto es que podemos realizarlo en cualquier lugar y momento del día, lo que cuesta es hacerse el hábito. Es aquí donde debemos apuntar nuestras soluciones.

Si bien el Gobierno chileno ha decretado la instalación de las plazas con máquinas de ejercicios, con ello dio un paso más adelante del que necesitamos hoy. Se comienza primero por educar, lo que significa que debemos ser conscientes y entender por qué debemos hacer ejercicio, de lo contrario, sólo sufriremos lesiones y ocasionaremos un daño.

Los beneficios de tener una sociedad activa nos lleva necesariamente a ser saludables, a evitar enfermedades cardiometabólicas -como hipertensión, diabetes infartos, entre otros- y disminuir la sarcopenia (pérdida de masa muscular).

A medida que nuestra edad avanza, sufrimos de sarcopenia, es por ello que debemos prepararnos para que nuestros huesos no queden sin amortiguadores. El costo de hacerlo es solo decidirse, orientarse y realizarlo. La constancia, la motivación y educarse es lo primordial.

El tener una sociedad sedentaria es más fácil y barato, es igual que la comida chatarra: fácil de adaptarse a ella, además de que la encuentras en todos lados. La consecuencia es grave, tanto para la persona como a nivel país. Esto, dado que, si una persona padece alguna enfermedad como hipertensión, se debe adquirir el medicamento para entregárselo a los pacientes, y es aquí donde resulta necesario preguntarse ¿qué es más importante, invertir en tratamientos o en la prevención?

Siempre es mejor prevenir, por lo que debemos enfocarnos en enseñar a las personas lo importante que es ser activos. No lo vea por el lado estético, todo en exceso es malo, véalo por el lado de la salud. Esto es necesario para que tengamos un mejor pasar, tendremos mayor ánimo, vitalidad y ganas de hacer más cosas y, de pasada, también ayuda a que la salud no se deteriore, inclusive a nivel de evitar resfríos y complicaciones respiratorias.

Quizás estamos enfocando de una forma distinta a nuestra conveniencia, pero siempre existe la chance de buscar las alternativas en beneficio de las personas y su salud, siendo una herramienta que nos ayudará a cambiar los hábitos sedentarios adquiridos, que solo nos llevan a empeorar nuestra salud. 

lee nuestra edición impresa

  • Compartir:
NEWSLETTER

opinión

lo más leído

NEWSLETTER
logo-ediciones-anterioes