lee nuestro papel digital

Opinión

11 de septiembre y el miedo del futuro (parte 4 y final)

Mario Ríos Santander


 Por La Tribuna

07-09-2018_19-07-301__mariorios

 En esta situación, están todos y a todos respetar, a los que se equivocaron y a los que hicieron bien las cosas, aunque haya sido en régimen de facto.

¿Y porque el temor al futuro?    

 

 La primera razón: Porque es conocido. En el ámbito del pensamiento crítico, lo conocido produce pavor.

Lo segundo, porque hay que ser libre y ello implica la máxima demostración de la responsabilidad. No es posible ser libre si no se es responsable.

La tercera razón, porque eres tú y no otro el responsable de tu propio destino.

De estas tres razones, que surgen como asuntos simples, se desprende el temor al futuro. Y ello, es la manifestación de no desprenderse del pasado y peor aún, ocultar, desconocer, borrar, los tempos vividos. Viet Nam, China, Rusia, otros, ya lo hicieron. En un acto de valor que debe reconocerse, resolvieron enfrentar el futuro, (“…aunque grande es ese dolor (el de los muertos en su guerra), no es más grande que el futuro de Viet Nam”). Para ello, es evidente que hay que ser comprensivo, entendiendo los tiempos vividos y sólo en ello, lamentar equivocaciones globales de sus regímenes, pero no cerrar las puertas del futuro. En esta situación, están todos y a todos respetar, a los que se equivocaron y a los que hicieron bien las cosas, aunque haya sido en régimen de facto. Y es así como recocemos a, “hombres que vivieron sus tiempos”, y no será más importante Ronald Reagan o Juan Pablo Segundo en cuyo periodo se derrumbó el Muro, ni Mao Zedog o Pinochet por cuanto el primero reconoció el gobernó del segundo, o el propio Stalin, enfrentado a Hitler u Ho chi Min, luchando por la libertad de su pueblo, enfrentado a EEUU, en tiempos de equivocación dramática e inútil. En fin, todos sus pueblos ahora están dedicados al futuro, solo que en Chile, algunos, denominados izquierdistas, siguen colgando del pasado. Están aterrados con el futuro porque tendrán que trabajar, crear, vivir la paz, y para ellos, tanto odio, tanto resentimiento, llegar a ese estado, el de la paz, es una tarea que solo los más inteligentes lo han logrado. El canciller Ampuero es uno de ellos. Al resto, lo estamos esperando.

lee nuestra edición impresa

  • Compartir:
NEWSLETTER

opinión

lo más leído

NEWSLETTER
logo-ediciones-anterioes