lunes 09 de diciembre, 2019

noticias por comunas

suscríbete al newsletter

Opinión

Evaluación: notas o conceptos

Alejandro Mege Valdebenito


 Por LESLIA JORQUERA

27-08-2018_19-16-081__alejandromege

 La propuesta de evaluar con conceptos a los alumnos de 1º a 4º básico va en la dirección adecuada y es un primer paso. Sin embargo para conseguirlo se requiere de tiempo y de una actitud distinta de todos los actores

La propuesta del senador Jaime Quintana de cambiar, en el primer ciclo  básico, el sistema de evaluación vigente –  una medición cuantitativa de saberes que excluye aspectos  básicos de  formación humana, cosa que el parlamentario, como profesor, lo sabe – tiene antecedentes en otros países y en Chile  fue  el Decreto Nº 511/05/1997  del Ministerio de Educación el que faculta a los establecimientos educacionales para elaborar su propio reglamento de evaluación y promoción en Enseñanza General Básica, que permite reemplazar las notas  por conceptos los cuales, al término del año escolar, para los efectos de promoción y de registro en las actas  deben homologarse por una   escala de 1,0 a 7,0, procedimiento que varios establecimientos adoptaron. Sin embargo esta opción fue abandonada por la mayoría de ellos por las complejidades que presentaba el sistema, tanto para los profesores, como para los alumnos y sus apoderados, acostumbrados a las calificaciones numéricas, que permitían establecer diferencias, hasta en décimas, entre los   alumnos las que, para los efectos de la promoción, selección y continuidad de estudios, marcaban la diferencia. No daba lo mismo una calificación con el concepto “bueno” y un concepto numérico 5,1 y uno  igualmente “bueno”   homologado con un 5,5. Por otra parte en no pocos casos constituía para los profesores un problema no menor  al término de un período escolar cuando correspondía sacar promedios, asignar lugares o entregar premios por rendimiento  escolar y  había que transformar los conceptos en notas, más cuando varios alumnos habiendo sido calificados con un concepto “bueno”  la nota que se le asignaba  difería entre los alumnos; no eran todos categóricamente “buenos” y cuando el profesor quería justificarlas, informando que la diferencia entre dos alumnos “buenos”  lo constituía la valoración de otros aspectos y no solo conocimientos, explicación que no era aceptada por los estudiantes  ni por sus padres para quienes  la ortografía, así como la gramática, las actitudes constructivas, el respeto, la tolerancia o el compañerismo no debían influir en la  calificación.

Esta  tajante desvalorización de lo cualitativo-formativo frente a lo cuantitativo, pragmático y utilitario  del sistema educativo ha impactado en la formación integral de las personas, profundizado las diferencias y deteriorando las conductas éticas de la población,  que siguen generalizándose.

La propuesta de evaluar con conceptos a los alumnos de 1º a 4º básico va en la dirección adecuada y es un primer paso. Sin embargo para conseguirlo se requiere de tiempo y de una actitud distinta de todos los actores y un importante apoyo del Estado y los sostenedores a sus docentes, y corresponde a los profesores mantener un diálogo permanente centrado en lo pedagógico y valórico, transformando la escuela en un espacio donde las actitudes y los  valores positivos tengan la misma atención que los conocimientos. Solo así podremos hablar de calidad educativa.

Newsletter

  • Compartir:

opinión

lo más leído

Revise su correo para confirmar
la suscripción
logo-ediciones-anterioes