martes 10 de diciembre, 2019

noticias por comunas

suscríbete al newsletter

Opinión

Prevención hantavirus, un compromiso regional con la vida

Erick Jiménez Garay, seremi de Salud Biobío.


 Por LESLIA JORQUERA

22-08-2018_19-33-381__erickjiménezgaray

El llamado es a identificar situaciones de mayor exposición a daño, como el ingreso a lugares cerrados y con escasa iluminación o ventilación, manipulación de leña u otros objetos que pudieron tener contacto con el ratón.

El viernes recién pasado, y casi con un mes de anticipación, presentamos ante la comunidad el Plan de Prevención de Hantavirus para la temporada comprendida entre septiembre de 2018 y marzo de 2019, convencidos de que tras dicha determinación estamos dando un paso fundamental para seguir manteniendo controlado el número de casos, que este año en Biobío alcanza a 7 personas, inferior en un 41,7% a lo registrado a igual fecha de 2017, equivalente a 12 casos, y muy por debajo de los 18 casos contabilizados en total del año pasado.

De la mano de un trabajo intersectorial serio y sistemático con el Ejército de Chile, Agrupación y Asociación de Guías y Scouts, Indap, Servicios de Salud, Colegio Médico Veterinario, entre otras instituciones, estamos trabajando para reducir la morbilidad, razón por la que hemos fijado tres ejes para esta temporada: Formación de monitores con réplicas a nivel institucional y comunitario; Fiscalización en centros de recreación al aire libre, incluyendo campañas de sensibilización dirigida a veraneantes; además de Intensificación de un programa de educación sanitaria en centros de salud rural, camping y escuelas rurales.

Si bien no podemos controlar todos los factores o agentes de riesgo asociados al ciclo de vida del ratón colilargo, podemos ir -con información de calidad- disminuyendo gradualmente la exposición a riesgo en la comunidad más expuesta, integrada por trabajadores rurales, principalmente temporeros, así como de jóvenes y familias que realizan camping o excursiones a lo largo de nuestra privilegiada y variada geografía.

El llamado es a identificar situaciones de mayor exposición a daño, como el ingreso a lugares cerrados y con escasa iluminación o ventilación, manipulación de leña u otros objetos que pudieron tener contacto con el ratón, desmalezado, recolección y consumo de frutos silvestres que nacen a ras de suelo; además de adoptar medidas de prevención como el manejo adecuado de basuras, construcción de letrinas en lugares abiertos, ventilados, soleados y con limpieza diaria; guardado alimentos en envases herméticos y resistentes, lavado de utensilios de cocina una vez usados y  guardado en cajas  metálica o caminar sólo por senderos habilitados, sin internarse en bosques densos o matorrales.

A través de la adopción de medidas de autocuidado y del aporte que realiza la técnica de ventilación ECMO y el proyecto piloto de Plasma de Suero Hiperinmune para el tratamiento Síndrome Cardiopulmonar por Hantavirus, que desde su implementación ha beneficiado a 19 personas con diagnóstico positivo, es posible seguir avanzando también en la reducción de la letalidad, que el año pasado cobró 6 vidas en nuestra región y que afortunadamente este año no registra víctimas fatales.

Newsletter

  • Compartir:

opinión

lo más leído

Revise su correo para confirmar
la suscripción
logo-ediciones-anterioes