domingo 20 de octubre, 2019

noticias por comunas

EDICIÓN IMPRESA

Opinión

Industria 4.0: desafíos y oportunidades de la transformación digital

Tecnologías digitales, físicas y biológicas, entre otras, son las que generan nuevas plataformas basadas en sistemas que combinan estructuras físicas con softwares, sensores, nanotecnología y tecnología digital de comunicaciones.


 Por Cristian Delgadillo Rosales

19-08-2018_21-19-461__jaime.png

Desde pequeñas startups a organizaciones globales, pasando por grandes corporaciones privadas y entidades públicas: todos están atentos al fenómeno tecnológico que está cambiando la forma de hacer negocios en el mundo, siendo esto solo una arista del impacto en nuestra especie. Me refiero a la 4ta Revolución Industrial.

El término formalizado en el Foro Económico Mundial, organización internacional sin fines de lucro con sede en Ginebra, Suiza, hace referencia a la convergencia de desarrollos tecnológicos en las más diversas áreas del conocimiento. Tecnologías digitales, físicas y biológicas, entre otras, son las que generan nuevas plataformas basadas en sistemas que combinan estructuras físicas con softwares, sensores, nanotecnología y tecnología digital de comunicaciones.

En el siglo XVII fue el salto de la producción manual a la mecánica usando el vapor como fuente de energía lo que marcó un primer paso, para dar lugar al segundo gracias a la introducción de la electricidad en los procesos industriales. En el siglo XX, la electrónica y las telecomunicaciones marcaron un tercer saltó tecnológico que amplió nuestra frontera de posibilidades. Hoy son tecnologías como la impresión 3D, el internet de las cosas (IoT), la potencia de los equipos computacionales para procesar y almacenar información (Big Data y Cloud Computing), el desarrollo de la Inteligencia Artificial, solo por nombrar algunas, las que constituyen nuevas herramientas para el ser humano que caracterizan la nueva Revolución Industrial. Es correcto considerarla como tal por que tanto la velocidad con que se propaga su uso a nivel mundial, como el alcance de sus aplicaciones  y el impacto que genera en los sistemas de trabajo la sitúan como un nuevo fenómeno tecnológico y no solo una extensión de un fenómeno anterior.

Para todos nosotros, éste fenómeno plantea un sinfín de nuevas posibilidades así como importantes desafíos para los cuales debemos movernos y adaptarnos rápidamente. Además del potencial de incremento de USD$15 billones para la economía mundial en los próximos años según la consultora Accenture en 2015, enfrentar el impacto en el mercado laboral también se muestra como un reto por abordar: solo en los 15 países más industrializados del mundo se estima que esta nueva revolución podría acabar con cinco millones de puestos de trabajo.

Es importante que desde las esferas privada y pública, así como a nivel individual, se tome consciencia esta realidad para generar un trabajo conjunto en todos los ámbitos necesarios (educación, trabajo, políticas públicas, etc.) para sumarnos de manera óptima a ésta etapa de cambios, tomando las oportunidades para estimular el crecimiento económico de nuestro país y beneficiarnos como ciudadanos de la vida en una nueva era.

Newsletter

  • Compartir:

opinión

Revise su correo para confirmar
la suscripción
logo-ediciones-anterioes