sábado 07 de diciembre, 2019

noticias por comunas

suscríbete al newsletter

Opinión

Iniciativas en la Universidad: una oportunidad para emprender

Debemos asegurarnos de que estas fuerzas confluyan para asegurar un proceso exitoso de puesta en marcha en terreno y replicabilidad industrial, de lo que resultó un éxito en laboratorio.


 Por Cristian Delgadillo Rosales

12-08-2018_19-41-521__386cb08d-bb13-4ca6-93bf-86704a7666c2

La creación de nuevas empresas significa un factor trascendental en la generación de desarrollo económico y social. Ahora bien, sustentar el desarrollo económico en Chile constituye un desafío en cuanto los resultados del país y la tasa de inversión advierten cuando se está en un escenario de recesión. En este contexto, el rol de los emprendedores es imperativo para la recuperación de la economía, considerando su capacidad de detección de problemáticas de mercado, la generación de propuestas innovadoras y la consecuente creación de empresas que se insertan en la dinámica, concurren a la generación de nuevos puestos de trabajo, entre otros beneficios adyacentes.  

Lo anterior se ha traducido en que diferentes Instituciones del país apoyen la formación de competencias emprendedoras, incluida la formación universitaria. ¿El motivo? Las iniciativas que surgen dentro de las Universidades, en especial producto de la fuerte actividad de Investigación, son consideradas potenciales empresas intensivas en conocimiento, capaces de sostenerse en el tiempo y de generar empleo en el largo plazo.

Es en este contexto que nace la concientización de que un científico puede ser también un emprendedor.

El ser investigador ya no sólo involucra destacarse por la excelencia de sus resultados y publicaciones realizadas, sino también por tener la real posibilidad de participar y estar inmerso en el ecosistema de emprendimiento que existe hoy en día, el cual permite finalmente materializar la comercialización de sus descubrimientos.

Este perfil de emprendedor se caracteriza por ser hábil en un área del conocimiento en particular y poseer una alta capacidad técnica. Es por lo mismo que se hace relevante la existencia de fuentes de apoyo, tanto públicas como privadas, que permitan llevar al mercado las atractivas iniciativas tecnológicas que derivan del trabajo de investigación en las Universidades, a través de la inyección de recursos, formación en capacidades emprendedoras y participación activa del sector privado. Debemos asegurarnos de que estas fuerzas confluyan para asegurar un proceso exitoso de puesta en marcha en terreno y replicabilidad industrial, de lo que resultó un éxito en laboratorio.

Finalmente, de ese nexo colaborativo puede depender el éxito de una empresa de base tecnológica, la cual, por la formación e interés principal de sus fundadores, no sólo tendrá como objetivo central la producción en serie y venta de su producto o servicio, sino sentar las bases de una empresa que se consolide a través del tiempo, genere nuevas instancias de descubrimiento y ofrecimiento de propuestas innovadoras, dinamice la economía, genere nuevos puestos de trabajo e incentive al círculo de investigadores a participar del proceso de impactar en el país a través de los resultados tangibles que derivan de su vocación.

Newsletter

  • Compartir:

opinión

lo más leído

Revise su correo para confirmar
la suscripción
logo-ediciones-anterioes