suscríbete al boletín diario

Opinión

Dolores de cuello, ¿cuándo preocuparse y qué hacer frente a ellos?

Ángelo Meza Carrasco. Kinesiólogo, Colegio Aliwén, Los Ángeles.


 Por La Tribuna

26-07-2018_20-18-321__Ángelomezacarrasco

Los golpes también son importantes, estos pueden inclusive repercutir días después de ocurridos, personas que practican deportes de contacto, (…) tienden a tener estos malestares como consecuencia del roce en juego.

Nuestro cuello, es una de las partes con mayor cantidad de funciones del cuerpo, nos ayuda en todas las tareas que debemos realizar, siendo una de ellas la orientación, el mover la cabeza para ver un lugar preciso o cuando escuchamos algún sonido que nos llama la atención, por ende, podemos decir que trabaja en una fase de reacción y también activa (yo lo muevo).

Cuando presentamos molestias debemos tener en cuenta la causa, tenemos muchas, lo más común son las malas posturas, cuantos hemos despertado con dolor en el cuello esto se debe, a que el músculo se mantiene por mucho rato en una posición (no adecuada) por lo cual se tensa más de la cuenta, lo que provoca que él debe acomodarse como puede, generando contracturas en el músculo trapecio, en algunos casos las personas presentan molestias entre las escápulas (omoplato es la zona superior de la espalda) las cuales pueden trasladarse hasta con el movimiento de los brazos, esto igual se puede dar en el trabajo, en personas que están mucho rato sentadas frente a un computador, aquellas que pasan mucho rato de pie, algunas que trabajan haciendo fuerzas o movimiento constante de los brazos, entre otros.

Otra causa son los movimientos bruscos, muchas veces no nos damos cuenta, pero movemos nuestro cuello de forma repentina y sin control, lo que hace que el músculo no sea capaz de reaccionar, generando una contractura y molestia. Los golpes también son importantes, estos pueden inclusive repercutir días después de ocurridos, personas que practican deportes de contacto, fútbol, rugby, hockey, balón mano, entre otros, tienden a tener estos malestares como consecuencia del roce en juego. No puedo dejar de mencionar que el conducir, también genera tensión a nivel del cuello, puede estar dado por el movimiento continuo de este, cuando aceleramos o frenamos de manera brusca.

¿Qué podemos hacer frente a estos dolores y molestias?, existen varias formas de atenuar el dolor, aplicar calor es una de ellas, hacerlo por unos quince minutos, ayuda a disminuir, los antiinflamatorios, contribuyen a reducir las molestias, los masajes de manera lineal, circular y elongar, son una ayuda, inclusive existen otros medicamentos más fuertes que podrían hacer que disminuya el síntoma, lo que no sabes, es todo esto mencionado, sólo existe para quitar una fase, que es la de dolor, pero no quita la raíz del problema, por lo que idealmente ver un kinesiólogo u especialista, para soltar los músculos y posicionar todos en su lugar para el correcto funcionamiento, así restaurar todo el movimiento implicado dentro de la zona afectada. Ten en cuenta que todo es acumulativo, mientras más días pases con la molestia, será más complicada, dado a que nuestro cuerpo tiene memoria, todo queda almacenado y él debe seguir funcionando.

Ángelo Meza Carrasco. Kinesiólogo, Colegio Aliwén, Los Ángeles.

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes