suscríbete al boletín diario

Opinión

Donación de órganos, un desafío como sociedad

Enfermera Daniela Cid Matamala, Unidad de Procuramiento de Órganos CAVRR.


 Por La Tribuna

24-07-2018_21-37-201__danielacid

Es fundamental instaurar el tema como sociedad, en nuestras familias, en nuestro entorno, derribar los mitos que existen que, en relación a la donación para poder tomar la decisión de forma responsable, comprendiendo nuestra responsabilidad con la sociedad.

Cada cierto tiempo las redes sociales y los medios de comunicación nos muestran casos de personas que requieren en forma urgente un trasplante de órganos, generalmente del cual depende su vida, casos como estos nos dejan en el inconsciente el tema de donación y en algunas ocasiones nos llevan a conversar el tema como sociedad. Pero fuera de estos casos emblemáticos, existen miles de personas en listas de espera, las cuales aumentan a diario, que luchan por mantenerse con vida y que esperanzados esperan que exista un donante que les permita mejorar su calidad de vida y en muchas ocasiones salvarles la vida.

Según estadísticas, tenemos más posibilidades de estar en lista de espera por un órgano que llegar a ser donantes, es por ello que llama la atención la poca importancia o difusión que se entrega en este ámbito y la desinformación generalizada que existe al respecto.

La Ley de Donación chilena expresa que todo mayor de dieciocho años será considerado como donante de sus órganos una vez fallecido, a menos que en vida haya expresado ante notario la voluntad de no serlo. Actualmente en nuestro país cerca de cuatro millones de chilenos se encuentran en el registro de no donantes del Registro Civil. Es por ello que es fundamental instaurar el tema como sociedad, en nuestras familias, en nuestro entorno, derribar los mitos que existen que, en relación a la donación para poder tomar la decisión de forma responsable, comprendiendo nuestra responsabilidad con la sociedad y comprendiendo que la familia será la encargada de respetar o no la voluntad del fallecido respecto de su deseo de ser donante.

Al analizar por qué en las bajas tasas de donación podemos encontrar causales que provocan la desmotivación en el proceso de donación, principalmente encontramos la falta de información, el miedo a pensar en la muerte, variables religiosas y temor a no saber cómo funciona el proceso, debido a que se desconocen los procedimientos médicos que se llevan a cabo cuando se hace efectiva la donación.

Por otro lado, la motivación que activa la conducta de donación de órganos proviene del hecho de conocer experiencias de otros, de la solidaridad que provoca el receptor, por lo tanto, la familiaridad o cercanía de las personas con la donación y/el trasplante, el deseo de ayudar y pensar que alguien cercano pudiese necesitar un trasplante son fundamentales en la toma de decisión de ser donante

.

Como vemos en general el grado de conocimiento del tema de la donación y trasplante es vital para el proceso, por lo cual el llamado es a generar espacios de conversación en familia, con nuestros amigos para disipar las dudas y los temores, resaltando el impacto que este acto voluntario tiene en la vida del receptor, no olvidando que un día podemos ser donantes y otro día podemos ser receptores.

Enfermera Daniela Cid Matamala, Unidad de Procuramiento de Órganos CAVRR.

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes