suscríbete al boletín diario

Opinión

Diálogo del Tercer Mundo

Mario Ríos Santander


 Por La Tribuna

17-07-2018_20-44-171__mariorios

“Don Mario… eso es muy duro, pero en realidad, si usted lo dice, es algo así. Usted murió…

 

“Hola, buenas tardes Don Mario”. Buenas tardes. “¿Qué lo trae por aquí Don Mario?”. Vengo a buscar un certificado… “Y, ¿trajo su carnet?”. Sí, aquí lo tengo, pero usted ya me saludó, me conoce. ¿Por qué aun así pide mi carnet de identidad? “Es que la ley Don Mario”. ¿Cuál ley? “La ley pues Don Mario, usted bien la conoce, si también hizo tantas leyes… páseme su carnet”. Espere. No tengo problema de entregarle  mi cédula de identidad, pero, una consulta, ¿qué ley la obliga a usted exigir el carnet para hacer un trámite tan sencillo? Silencio (es evidente que comienza a molestarse).

No quiero molestarla, pero estamos tan legalistas que todo lo hacemos en nombre de algo que no conocemos, en este caso una presunta ley que dispuso tener carnet a la vista para un simple trámite. Quiero advertirle que tengo la seguridad de que no hay ninguna ley para este asunto y solo hubo una disposición administrativa, de alguien que usted ni yo conocemos y que así lo ordenó. Pero en fin, esto lo digo a modo de que usted también se interese en saber quién la hace trabajar de más. Aquí está mi carnet.

Lo observa, por lado y lado. De pronto, con aires de triunfo, me lo devuelve. “Está vencido. No me sirve”.

Lo recojo y compruebo que efectivamente se venció algo más de un mes. Me siento desolado. Ella, que vuelve a ser la dueña de la situación, me dice algo con la vista puesta en la pantalla del computador.

“Hay una solución. Vaya a la notaría y saca una Declaración Jurada y me la trae”.

¿Declaración Jurada? ¿Y qué tiene que decir esa Declaración Jurada? “Que es usted”. ¿Qué soy yo? “Sí, usted”.

Y si usted me conoce, le hago la declaración ahora.

“Es que no tendrá la firma del notario. Además la tengo que enviar a Santiago y sin la firma del notario, es inútil”.

No hay caso, y caímos de todas maneras en el notario… pero permítame insistirle. Esto de que el carnet esté vencido ¿significa que yo no existo?

“Don Mario… eso es muy duro, pero en realidad, si usted lo dice, es algo así. Usted murió al menos frente al certificado que usted quiere… y le digo más, el carnet vencido no sirve para nada. Si le piden los carabineros su carnet, si el funcionario está de buena, lo dejan ir, pero si anda de mala, detenido”.

Pero, explíqueme esto de la Declaración Jurada. Voy al notario, saco número, espero media hora y más, surge en la pantalla mi número que es voceado, a veces con voz chillona. Me acerco, no me dicen buenas tardes ni nada por el estilo. Señalo que debo hacer una Declaración Jurada. Me piden el carnet. Lo entrego rogando que no vean la fecha de vencimiento. Y ahí digo lo increíble: “Que por favor diga que yo soy Mario Ríos Santander”. Pago y vuelvo a esta oficina. ¿Está bien?

“Se nota que usted es inteligente Don Mario, ¿no ha pensado en volver a la política?”.

Concluyo que todo está en una sola cosa: que en la Notaría no se den cuenta que el carnet está vencido. Algo al revés de lo que me ocurrió con usted que sí, se dio cuenta.

“Si pues Don Mario, es que es nuestra obligación… además hay que preocuparse, no esperar que el carnet se venza para cambiarlo”.

Es que ahí otra cola. Madrugar. Si no madruga, se va hasta la una de la tarde. Es verdad. Ahora el Registro Civil, se cambió a la calle Freire. Apretado, sin estacionamiento. Me lo imagino adentro, repleto de gente… puchas que cuesta todo.

“Le doy una idea? Ponga al día su carnet y se ahorra el notario… y a propósito, usted que escribe en el diario La Tribuna, hay tanta cosa con los notarios, ¿Por qué no escribe algo?  Usted sabe que en la casa votamos todos por usted y siempre lo leemos”.

Gracias. La semana que viene quería comentar que el arte en Los Ángeles está a full, puede que después me ocupe de los notarios. Ahora, necesito ese certificado. Hasta luego.

   

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes