sábado 24 de agosto, 2019

noticias por comunas

EDICIÓN IMPRESA

Opinión

¿Quién es más de izquierda?

¿Qué ganan el PS y el PC? La frescura que no tienen. Como diría Piero, ellos tienen los años viejos y el Frente Amplio los años nuevos.


 Por Cristian Delgadillo Rosales

28-06-2018_19-23-131__cristobal-bellolio

En teoría, la idea cae de cajón: el Frente Amplio debe sumar sus fuerzas al Partido Socialista y al Partido Comunista para configurar un gran polo de izquierda en Chile. El ala girardista del PPD también calza en la ecuación. ¿Qué gana el Frente Amplio? Su proyecto dejaría de ser la moda del momento -como el Podemos en España- y se conectaría con los referentes históricos de la izquierda chilena del siglo XX. Es decir, gana en densidad biográfica. Sin mencionar la ganancia electoral y de músculo para gobernar. El PS y el PC ya tienen muchos recursos invertidos en ello. Por una cuestión generacional, al Frente Amplio se le hace difícil copar todos esos espacios por sí mismo.

¿Qué ganan el PS y el PC? La frescura que no tienen. Como diría Piero, ellos tienen los años viejos y el Frente Amplio los años nuevos. Les da también la oportunidad de sacudirse de sus lazos neomayoritarios. La coalición de Bachelet II no resultó como se esperaba. Más allá de las apreciaciones sobre su legado, desde el punto de vista de la proyección, la presidenta hizo poco por consolidar los puentes entre los partidos que la apoyaron. Socialistas y comunistas están perdiendo el tiempo al alero de una marca que envejeció mal y muy rápido. Al menos desde la perspectiva estética -más relevante de lo que muchos intelectuales creen- la unión con el frenteamplismo sexy de Boric y Jackson les permite volver a posar de modernos. La Casa Común que acaba de fundar Fernando Atria es justamente un paso en ese sentido.

Por lado del Frente Amplio, las sospechas son similares. ¿No son estos mismos socialistas y comunistas los que gobernaron hasta ayer con la Democracia Cristiana? ¿No es acaso la Nueva Mayoría una versión remozada de la Concertación que profundizó el modelo neoliberal? ¿Con qué cara acusan al Frente Amplio de hipoizquierdismo? Ante estas incómodas preguntas, socialistas y comunistas usualmente apelan al pragmatismo -una noción difícil de aceptar cuando eres dirigente universitario y el mundo está a tus pies-. Los socialistas añaden que sus bases nunca extraviaron el camino doctrinario -como sí lo habrían hecho sus elites- y los comunistas insisten en que la Nueva Mayoría era sustancialmente distinta de la Concertación.

En cierto sentido, es lo que la izquierda siempre ha soñado: que el llamado polo progresista tenga la suficiente fuerza política y electoral para competir de igual a igual con la derecha, sin tener que estar haciendo concesiones permanentes a una tribu que en lo central sigue siendo conservadora. A medida que el fantasma de Pinochet se siga desdibujando en la memoria y la derecha sea capaz de interpretar el espíritu socialcristiano matizando su capitalismo salvaje, parte de la sensibilidad falangista se sentirá más cómoda en ese lado del espectro. El verdadero problema es seguir compitiendo por quién es más de izquierda.


  • Compartir:

opinión

Revise su correo para confirmar
la suscripción
logo-ediciones-anterioes