viernes 15 de noviembre, 2019

noticias por comunas

suscríbete al newsletter

Opinión

¿Qué tiene de malo no ir a Mundial?

Roberto Poblete, actor.


 Por LESLIA JORQUERA

26-06-2018_20-17-231__robertopoblete

 Me refiero por ejemplo, a la lección cívica que nos dieron los japoneses y senegaleses que retiraron toda la basura que dejaron en los estadios donde jugaron sus selecciones.

Tiene todo malo, sin duda, porque nos da pena, nos da vergüenza, nos da rabia… ya que sentimos que por primera vez tenemos un equipo de lujo y no está donde debería. Pero como siempre es mejor ver el vaso medio lleno, desde el otro lado de la vereda, podemos aprender una infinidad de cosas.

Desde la historia de Rusia y sus destacados personajes como León Tolstoi que influyó a otros imprescindibles de la historia mundial como Rabindranath Tagore o al propio Mahatma Gandhi, conocer también al ruso más importante en el desarrollo del teatro como lo fue Konstantin Stanislavski o bien recordar que la primera vez que se reunieron nuestros destacados Pablo Neruda y Gabriela Mistral lo hicieron para hablar acerca de los autores de ese país.

Pero más en la onda festiva, que caracteriza a los mundiales de fútbol y que envuelve incluso a aquellos que no formamos parte del campeonato, trascienden algunas imágenes que nada han tardado en hacerse virales a través de redes sociales y que esperamos queden en nuestra retina por un largo tiempo al punto de transformarse en hábito.

Me refiero por ejemplo, a la lección cívica que nos dieron los japoneses y senegaleses que retiraron toda la basura que dejaron en los estadios donde jugaron sus selecciones y donde además ganaron los enfrentamientos con sus pares de Colombia y Polonia -respectivamente- en la primera jornada futbolera.

Desde esta lejana butaca, a millones de kilómetros de la algarabía y decepción propia del principal torneo mundial del balompié, no tardaron los creativos en hacer memes diciendo que los nipones recogen sus desperdicios para evitar que estos lleguen al mar y maten a las ballenas que ellos mismos prefieren asesinar […] pero lejos de ese mal chiste, lo que ellos dejaron ver, no es más de que la muestra de su cultura, la de un país que entendió que desde el colegio los niños deben ser educados en el respeto y cuidado del medio ambiente y su propio entorno, por lo que de manera afanosa y donde sea, sacarán su bolsa para recoger su basura y la del vecino sin chistar.

Llama también la atención el consumo de cerveza al interior de los 12 estadios en que se desarrollan los partidos, donde los hinchas pueden ingresar con su vaso en mano y disfrutar sin sed del espectáculo. Y es que uno de los principales auspiciadores de la Copa del Mundo es precisamente una marca de este brebaje lo que de alguna forma se impuso como argumento para dejar de lado los miedos de las autoridades con respecto a la seguridad al interior de los recintos deportivos.

¿Cuán lejos estamos de eso? En Chile lo que no se norma no funciona, no estamos todos preparados para actuar de forma correcta con libre albedrío, criterio y/o ética.

Olvidémonos un minuto de la clasificación de las selecciones que integran los grupos (para qué hablar del desempeño de nuestros conocidos Pizzi y Sampaoli) y concentrémonos en estas lecciones sociales que nos deja el Mundial. Reflexionemos en que como chilenos somos capaces de hacer las cosas bien, pero a veces decidimos hacerlas mal, como por ejemplo no estar en Rusia. Que no nos pase también con la basura y el comportamiento en nuestros propios estadios… de todas maneras.

Roberto Poblete, actor.

Newsletter

  • Compartir:

opinión

lo más leído

Revise su correo para confirmar
la suscripción
logo-ediciones-anterioes