domingo 25 de agosto, 2019

noticias por comunas

EDICIÓN IMPRESA

Opinión

¿Robots pidiendo sus derechos?

Dr. Paolo Castillo Rubio, ingeniero civil electrónico. Jefe Área Electrónica Instituto Profesional Virginio Gómez Sede Los Ángeles.


 Por LESLIA JORQUERA

01-06-2018_20-55-591__fotogenerica2

Es algo que ocurre actualmente, grupos históricamente discriminados se revelan y comienzan a hacerse notar de alguna manera. Tenemos los casos del pueblo mapuche, diversidad sexual y feminismo. Pero esto no es algo de nuestra época, ya que en el pasado se tuvieron temas como el racismo y la esclavitud.

Muchos no saben que Robot es una palabra de origen checo (Robota), utilizada para denominar a los “sirvientes” o los que realizan “trabajo forzado”. El término no tiene un origen científico como se esperaría, sino que viene de la ciencia ficción. Películas clásicas como “Yo, Robot” del 2004 que muestra un futuro en el que los robots son una especie de asistentes de las personas, está basada en la novela de Isaac Asimov del mismo nombre, que se publicó en 1950 con ideas que partieron al menos 20 años antes. En esta novela fue la primera vez que se habló de “Robótica”.

 

Cuando fabricamos un robot, lo hacemos con el fin de que realice nuestro trabajo, porque principalmente puede ser difícil, repetitivo o peligroso. O sea, es realmente un sirviente que nos facilita la vida. Por otra parte, lo podemos ver como una máquina que debe hacer el trabajo como yo quiera, sin reclamos y sin recompensa… un esclavo de metal y plástico.

 

Existen robots simples que necesitan asistencia humana. Se construye un robot que tiene una consola o control remoto para que un operario lo maneje. Por nombrar un ejemplo, está el robot cirujano Da Vinci, que realiza operaciones quirúrgicas, pero que necesita del médico que lo controle. Este tipo de máquinas cumple el objetivo y son un aporte a la sociedad.

 

Existen robots industriales que se preocupan de hacer las tareas repetitivas y precisas; como mover, ensamblar, pintar, soldar, entre muchas otras. Como siguen una programación informática, ya no se necesita a la persona que lo maneje, por lo que reemplazan mano de obra humana. O sea, la persona debe preocuparse de otras tareas, no de las “reemplazables”.

 

Existen los robots humanoides o personas simuladas. Dotados de inteligencia artificial, pueden realizar infinidad de acciones; como comunicarse, resolver operaciones matemáticas, capturar información del medio, aprender de sus errores, entre otras. A pesar de los grandes esfuerzos realizados en esta área, el resultado no va más allá de un robot avanzado, que puede realizar cosas interesantes, pero que está muy lejos de ser una persona. ¿Qué les falta entonces?. algunos dirán las emociones. Lamentablemente no, ya desde hace unos años existe, por ejemplo, el robot Pepper que lee emociones humanas y desarrolla las suyas. O sea, para lograr esas historias fantásticas de ciencia ficción solo falta TIEMPO… la tecnología ya está. Cuando llegue el momento, no será raro que estos robots aparezcan en las noticias luchando merecidamente por sus derechos… ojalá hagan solo eso.

 

Dr. Paolo Castillo Rubio, ingeniero civil electrónico. Jefe Área Electrónica Instituto Profesional Virginio Gómez Sede Los Ángeles.

 

 

 

 

 

 

 


  • Compartir:

opinión

Revise su correo para confirmar
la suscripción
logo-ediciones-anterioes