miércoles 11 de diciembre, 2019

noticias por comunas

suscríbete al newsletter

Opinión

El desafío de la inclusión educativa

Mario Morales Burgos, director Liceo Técnico B-63.


 Por LESLIA JORQUERA

29-05-2018_20-00-381__mariomorales

 El currículum del sistema educacional chileno reconoce las modalidades de enseñanza (HC; TP, Artística), pero no establece, en cada una de ellas, criterios diferenciales lo que viene a complejizar la integración.

Los conceptos de inclusión e integración se han transformado en una gran demanda, pasando a ser un componente estratégico  en el fenómeno de la mundialización que hoy nos determina, razón por lo cual la inclusión educativa llegó a instalarse en el corazón de la escuela y de los liceos, buscando un espacio, que aún no se valida del todo, ya que a pesar de los esfuerzos de los equipos humanos y técnicos, no siempre la inclusión se materializa, ya que la oferta educativa no asegura una inserción plena en el mundo del trabajo y menos en la educación superior. Cuando se constata esta realidad surgen las preguntas acerca de lo qué es más efectivo en materia de inclusión educativa; sí es más valioso conducir a nuestros estudiantes hacia metas más objetivas, incorporándolos a experiencias de aprendizajes concretas y pertinentes vinculadas con sus intereses y capacidades o apostamos, en algunos casos, a ofrecer una simple socialización en las diferentes modalidades de enseñanza de nuestro sistema educativo. El currículum del sistema educacional chileno reconoce las modalidades de enseñanza (HC; TP, Artística), pero no establece, en cada una de ellas, criterios diferenciales lo que viene a complejizar la integración.

Un estudiante egresado de la Educación Media debe enfrentarse, necesariamente, en el caso de los H.C, a una PSU; a las prácticas profesionales, en el caso de los TP y al desarrollo de las habilidades Artística, en esta modalidad; y es precisamente aquí donde no se está produciendo integración alguna, porque todas las variables de selección están fuera de los liceos, espacios donde no es posible transar o hacer algún tipo de adecuación, como las que se realizan en nuestras aulas.

 

Los Programas de Integración Educativa (PIE), han permitido la incorporación de equipos multidiciplinarios, para atender a la diversidad;  los docentes de Educación Diferencial han llegado a los liceo, en gran número, para trabajar con los docentes que atienden el currículum general, no obstante, este trabajo se encuentra en pleno desarrollo y en la búsqueda de acciones estratégicas que permitan, desde la planificación, metodología y evaluación encontrar las mejores herramientas para lograr los aprendizajes esperados, en una cantidad de estudiantes muy significativas, que presentan diferentes tipos de necesidades desde el ámbito de los aprendizajes.

 

Los desafíos de la inclusión educativa  deben responder a dos cuestiones fundamentales: garantizar, en todos los niveles  y espacios la integración de los estudiantes de los programas PIE, especialmente al concluir la educación media, para lo cual se requiere ampliar este concepto, es decir, que éste vaya mucho más allá de la escuela y del liceo y el segundo aspecto tiene que ver con el proceso de formación del educador diferencial , profesor que no tiene que saber y manejar todas las ciencias y disciplinas, porque no es posible y además no es lo que se requiere, pero sí debería tener una gran formación en metodología, planificación y evaluación , para contribuir  a orientar los procesos de aprendizaje en los equipos docentes de las escuelas y liceos.

 

Mario Morales Burgos

Director Liceo Técnico B-63

 

Newsletter

  • Compartir:

opinión

lo más leído

Revise su correo para confirmar
la suscripción
logo-ediciones-anterioes