suscríbete al boletín diario

Opinión

A 13 años de la Tragedia de Antuco, ¿aún quedan deudas pendientes?

No es posible que este hecho solo se conmemore en algunos lugares de la Provincia de Bío Bío, sabiendo que es algo que involucra a todo un país.


 Por La Tribuna

17-05-2018_20-28-091__fernandajofré

Estamos a días de que se cumplan trece años de aquel fatídico 18 de mayo, día de una marcha que marco a un país entero. El 18 de mayo de 2005, en los faldeos del Volcán Antuco, en la provincia de Bío Bío (Octava Región) cuarenta y cuatro soldados conscriptos más un sargento segundo pierden la vida en una actividad de entrenamiento militar. Generalmente se le suele indicar el clima como el principal ente que cobró la vida de dichas personas pero al analizar los hechos nos podemos dar cuenta que fueron varios factores que influyeron en el resultado fatal.

Por un lado tenemos una alerta temprana preventiva decretada por la Onemi el día 16 de mayo y que no fue tomada en cuenta, en segundo lugar los conscriptos no contaban con la vestimenta adecuada, ellos solo portaban la tenida denominada “Ripstop” que es con la cual se les suele ver en la calle cuando han salido de franco, no se tuvo claridad de cuantos soldados estaban “dispersos”, se habló en un inicio de 95 luego de 110, 99,46, 65, después de más de veinticuatro horas se logró determinar cuántos estaban a salvo y cuantos estaban extraviados, aunque cabe señalar que la identificación de las víctimas fatales no fue fácil ya que no portaban las placas de identidad reglamentaria porque aún no se las habían entregado, había poca comunicación entre lo que pasaba en el sector cordillerano y lo que pasaba en la ciudad de Los Ángeles, los radios y los teléfonos satelitales no funcionaban de acuerdo a lo requerido, ello debido a las malas condiciones climáticas; a todo lo mencionado hay que sumarle que no se respetó la planificación de la marcha, de acuerdo a la información presentada en un “Juicio Ordinario sobre indemnización de prejuicios” (Rol 850-2011, pág.44)  se indicaba que la marcha no debía tener una duración superior a 85 minutos, con un máximo de 5 kilómetros, portando como máximo 7 kilos de peso (todo ello en condiciones atmosféricas normales), sin embargo todas esas medidas fueron excedidas, con un tiempo de 10 horas, una distancia de 20 kilómetros y portando más de 7 kilos.

La verdad es muy difícil sintetizar tanta información en un par de párrafos, considerando además que para muchas familias leer estas líneas puede causarles mucho dolor, pueden pasar los años pero para los familiares de las víctimas y para los sobrevivientes los recuerdos aún están latentes (al igual que en algunos casos las secuelas físicas y psicológicas); hay también, hasta el día de hoy deudas pendientes, si, deudas del aparato estatal y también de la sociedad, deudas que se acrecientan cada 18 de mayo, haciendo conmemoraciones cada vez más breves, cada vez con una baja participación ciudadana, cada vez que se señala con el dedo a los sobrevivientes cuando exigen demandas sociales y/o indemnizaciones sabiendo que están en su legítimo derecho, cada vez que la prensa evita pasar un reportaje o publicar algún artículo sobre la Tragedia, o cada vez que en las clases de Historia de los establecimientos educaciones de nuestro país se omiten o rehúsan a hablar  de una de las Tragedias más grandes del Ejercito  en tiempos de paz.

No es posible que este hecho solo se conmemore en algunos lugares de la Provincia de Bío Bío sabiendo que es algo que involucra a todo un país,  es inaceptable que al momento de querer profundizar sobre el caso Antuco solo tengamos fuentes de tipo periodístico y artístico pero que no exista ningún libro del área histórica que hable exclusivamente de la Tragedia y esa también es una de las grandes deudas que también tenemos porque como dicen por ahí “un pueblo sin Historia no tiene memoria” y a esas 45 víctimas no las podemos olvidar y sacar de la memoria colectiva de este país llamado Chile.                                   

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes