suscríbete al boletín diario

Opinión

¿Qué nos separa de los Millennials?

Lilian Burgos Araneda, académica asociada Universidad Tecnológica de Chile Inacap Sede Los Ángeles.


 Por La Tribuna

16-05-2018_18-00-331__lilianburgosacadémicauniversidadinacap

 Esta nueva generación de millenials ha heredado la impaciencia de sus propios padres de satisfacer necesidades de manera inmediata, cortoplacista y evitativa de cualquier sufrimiento que no desean heredar bajo ninguna circunstancia.

Hace un tiempo se ha puesto en boga el apelativo de  Millennials, las que se definen como aquellas personas nacidas entre 1981 y 1995 y que en conjunto, tienen unas características propias, es decir, tiene una personalidad. Sus edades van entre 15 y 29 años y son los hijos de la generación del Baby Boom. Según la encuesta de la OMD, los millennials «nacieron en una época de prosperidad económica, Las familias prosperaban y los niños vivían en hogares seguros y confortables».

 

La consultora PWC, en su estudio "Millennials at work. Reshaping the workplace", el año 2014 concluyó que la generación denominada Millenials (que tiene entre 18 y 30 años) permanecen apenas entre 1,5 y 3 años en sus trabajos, y el 38% de ellos busca nuevas perspectivas laborales aunque ya tenga una ocupación.

 

Esto debido principalmente a la búsqueda de nuevos desafíos, reticencia al anquilosamiento, baja tolerancia de la frustración y necesidad creciente de compatibilizar su vida laboral con el espacio personal. A esto se suma la tendencia a buscar ambientes de trabajos enriquecedores y ambientes laborales nutricios. A los Millenials no les  preocupa cambiarse frecuentemente de trabajo, sin ni siquiera haber alcanzado un mínimo de fidelización con su organización.

 

Esta nueva generación de millenials ha heredado la impaciencia de sus propios padres de satisfacer necesidades de manera inmediata, cortoplacista y evitativa de cualquier sufrimiento que no desean heredar bajo ninguna circunstancia.  Los padres de esta nueva generación  frecuentemente intentan que sus hijos reconozcan sus esfuerzos, reciban más y mejores bienes y servicios que los que ellos mismos usufructuaron. Padres que obedeciendo a una lógica culpógena de consumo v/ s subsistencia se desviven por cumplir materialmente con el rol de padre y madre sobre exigido. Es en este laberinto en donde se confunden las prioridades. Al milenio le cuesta encontrar un trabajo de su agrado, les es difícil emanciparse del hogar de origen, principalmente porque es el padre y la madre quienes han facilitado que permanezca en el satisfaciendo sus demandas materiales y también emocionales. ¿Son demandantes? Sin duda. ¿Rigurosos? Con excepciones. ¿Gustan del sacrificio?… ¿qué es eso?

 

En el ámbito de la intimidad familiar, las generaciones anteriores profitaban de tener hijos de filiación extramatrimonial obligando al Estado a regularizar dichas prácticas, los milenios deciden simplemente no tenerlos –ni hijos, ni compromiso- lo cual me parece al menos más honesto. Otra característica  de esta nueva generación es la práctica masiva de la tolerancia al máximo- la cual dista absolutamente de la de sus padres. Por ello es frecuente que se abandericen por causas comunes- animalistas, ambientalista, luchas de clases, género entre otras. Si bien la generación de sus padres luchó incansablemente por algunas, dejó una gran deuda con la inclusión social y la discriminación.

 

Este llamado entonces a las generaciones anteriores a comprender que, en esta vorágine de consumo, inmediatez e impaciencia, los millennials a pesar de representar un grupo etario complejo y absorbente en especial para sus padres y empleadores, refuerzan conductas ya perdidas de la misma sociedad que los cobijó como la tolerancia, la lucha por las desigualdades, la equidad en el acceso, con una permanente y abierta invitación a disfrutar de la vida apenas se tenga oportunidad.

 

Lilian Burgos Araneda, académica asociada Universidad Tecnológica de Chile Inacap Sede Los Ángeles.

 

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes