domingo 19 de enero, 2020

noticias por comunas

suscríbete al newsletter

Opinión

Democracia cristiana ¿dónde vas?

Mario Ríos Santander 


 Por LESLIA JORQUERA

24-04-2018_20-27-251__mariorios

Se despuebla la DC. Y los que se van, son los que hablaron menos, los que llevan en sus alforjas del viaje que emprenden, experiencias recogidas desde los 90 hacia delante, en trabajo, generalmente exitoso, gobiernos definidos, disposición cristiana y demócrata.  

Debemos reconocer que la interrogante de esta columna, puede aplicarse a varios partidos políticos o todos, sin embargo, es evidente que la DC, por su historia y responsabilidad asumida en torno a su propia denominación, cristiana, haber tenido entre sus filas a tres gobernantes en este medio siglo, haber sido el primer partido político, (hoy lo es Renovación Nacional), en realidad, son muchas cosas para conformarse  con 14 diputados, 5 senadores y muy lejos, casi imposible, volver a ocupar el Poder Ejecutivo.

¿Qué le ocurrió?

Los chilenos, tenemos analistas que repletan editoriales y otras formas de espacio público, en que se someten al escrutinio lector, generalmente profetizando sobre el devenir político. Intentan ordenar la casa partidista, interpretan la declaración de un líder político, advierten sobre los peligros de una u otra cosa y dan pauta permanente de cómo se deben hacer las cosas. En este mundo de analistas políticos, la DC es lejos la que lleva la delantera. Tiene el mayor número de pontífices de la verdad y las declaraciones de sus líderes, son generalmente enredadas, algo odiosas como si la historia de 60 años de este partido, solo tiene sustento a través de lo que él o ella piensa. Tal hecho, hace que comprenderlos, sobre todo en estos últimos años de Nueva Mayoría, sea prácticamente imposible. Entonces resulta poco atractivo seguirlos, son algo aburridos y lo peor, es que finalmente se concluye que su destino, es uno de los mayores misterios nacionales.

Veamos.

Se despuebla la DC. Y los que se van, son los que hablaron menos, los que llevan en sus alforjas del viaje que emprenden, experiencias recogidas desde los 90 hacia delante, en trabajo, generalmente exitoso, gobiernos definidos, disposición cristiana y demócrata, aliados a los que no requieren comunistas, fascistas o nacista, en sus adhesiones políticas. Se van los que advirtieron de fin DC.

Se despuebla la DC. Marchan de sus filas, los que se han aburridos de tanta indefinición. Son padres de jóvenes profesionales actuales que acogen un mundo definido, abierto, cuya primera responsabilidad, es él o ella misma y su afán social es el país completo, desarrollado, con expectativas y no solo agrupaciones locales vulnerables.

La DC se despuebla, porque está a medio camino de ninguna parte. Guatones, príncipes, progresistas, progresistas con progreso, otros, francamente a estas alturas no se soportan y lo admirable, es que tal conflicto, al parecer no es un asunto doctrinario, pues nadie habla de la doctrina, más bien es la definición estratégica electoral, que marcará los años venideros y para eso, el asunto es asociarse con comunistas o mantenerse alejados de ellos. Los DC, observan que radicales, socialistas, socios ambos de coalición, optaron alegremente por mantenerse al lado de los comunistas. El PPD está en duda. Los que gobiernan a la DC hoy, también optan por la alianza comunista, dando cuenta de sus afanes comunitarios. Entonces, se van muchos, llorando pero se van, “una vida junto a la DC”, es la expresión más triste. Se quedan los menos, están más alegres, hay que reconocerlo. Se libran de ese lastre incómodo, a los que culpan del desastre electoral. Para ellos, la imagen, en este mundo moderno, tan unipersonal, es más bien un estorbo entonces hay que ser prácticos y para ello, sobrevivir, esa es la cuestión y como los PC son los campeones de la sobrevivencia, vamos con ellos.

Mario Ríos Santander         

   

Newsletter

  • Compartir:

opinión

lo más leído

Revise su correo para confirmar
la suscripción
logo-ediciones-anterioes