sábado 20 de julio, 2019

noticias por comunas

EDICIÓN IMPRESA

Opinión

La misma historia, pero con otro nombre

Roberto Poblete, diputado de la República.


 Por LESLIA JORQUERA

27-02-2018_20-46-381__RobertoPoblete

Lo lamentable de todo esto, es que aquello que la derecha criticó hace cuatro años, a través de una asonada comunicacional en contra de nuestra presidenta, hoy no lo considera reprochable.

Este lunes escuché y escuchamos todos, la misma historia pero con otro título. Me explico. Cuando asumió la presidenta Michelle Bachelet su segundo período a la cabeza del país e hizo la propuesta de ministros e intendentes, la derecha nada tardó en tildar lo sucedido de “cuoteo político”, con “las mismas caras de siempre” y un tiempo más tarde surgió el concepto de “cocina”, donde todo se organiza y finalmente se sirve así, preparado. Lo mismo ocurrió esta semana pero el nombre del autor del relato era distinto: Sebastián Piñera.

Esa nomenclatura se instaló y no me parece herrada ni mucho menos descartable, ya que cuando gobiernas, requieres de personas con conocimiento, manejo y experiencia, además de procurar cuadros políticos que te permitan mantener el equilibrio al interior de tu coalición y actuar lo más rápido posible en los cuatro años que dura tu gestión. Hay que entenderlo así, es poco el tiempo para cambiar la mirada e imprimir la impronta que deseas, manteniendo, de forma paralela, los acuerdos políticos necesarios.

Lo lamentable de todo esto, es que aquello que la derecha criticó hace cuatro años, a través de una asonada comunicacional en contra de nuestra presidenta, hoy no lo considera reprochable. No se ha repetido en las últimas horas, tras el anuncio de quienes quedarán por dos años como líderes de las regiones, aquella queja tan clara en contra del sistema de designación de autoridades y al menos yo, la extraño. Quisiera leerlos con la misma fuerza, escucharlos con la misma convicción, sin embargo es probable que eso no ocurra y es entendible, todos tenemos derecho a cambiar de opinión, aunque probablemente en cuatro años más vuelvan a la posición original.

Biobío no escapó a ese anuncio y Jorge Ulloa, actual diputado no reelecto y militante de la Unión Demócrata Independiente, fue designado como jefe regional. Podemos estar o no de acuerdo, pero lo cierto es que el parlamentario tiene razones para no hacer una buena gestión. Tiene el conocimiento de la región y la experiencia de años en el Congreso y formará parte del último grupo de intendentes que tendrá el país, porque a partir del 2020 los “gobernadores regionales” serán escogidos a través del designio popular.

Ulloa tiene una postura ideológica clara, sin embargo el cargo que ostentará le presenta un gran desafío, ya que debe ponerse al servicio de toda la comunidad sin importar el color político. Es ese el ejemplo que deja Rodrigo Díaz, quien se sentó a conversar con todas y todos, estuvo siempre en terreno e hizo así avanzar a la región. Por lo tanto, lo que Ulloa opine o deje de opinar, por ejemplo del dictador Augusto Pinochet, en esta pasada no viene al caso, ya que su postura debe guardarla en un cajón, porque en este caso se le escoge para administrar y la vara está muy alta.

Finalmente y esto es para todos las y los recién anunciados intendentes, es llamarles la atención, porque en sus primeras declaraciones, cual más cual menos, hicieron un guiño a los partidos políticos y llamaron a la calma, porque trabajarán con todos. Me pregunto, ¿y la ciudadanía? Ojo, un porcentaje mínimo de los chilenos están inscritos en estas colectividades, de hecho, la mayoría somos independientes y queremos que gobiernen para todos, de todas maneras.

Roberto Poblete, diputado de la República.


  • Compartir:

opinión

Revise su correo para confirmar
la suscripción
logo-ediciones-anterioes