jueves 22 de agosto, 2019

noticias por comunas

EDICIÓN IMPRESA

Opinión

¿Cuántos son los pobres verdaderos?

Mario Ríos Santander.   


 Por LESLIA JORQUERA

13-02-2018_20-39-411__MARIORIOS

El Estado de partida, otorgaba el 68% de su presupuesto al subsidio social, es decir a apoyar el crecimiento y la satisfacción social de sus habitantes.
 

Un dirigente DC, Cristóbal Acevedo, expresa en una reciente entrevista que “si nos concentramos en las disputas internas, no va a ser necesario cerrar el partido (DC), va a caer por su propio peso”. Más adelante, en una observación que abre un panorama poco estudiado en los sucesivos gobiernos de Chile a partir de 1990, declara “…la imposibilidad que ha tenido el partido en plantear propuestas sociales (…) donde existe marginalidad”, extendiéndose en los ya conocidos asuntos de pensiones, salud, crisis carcelaria, emigrantes y tráfico de drogas.

Lo señalado por Acevedo, ¿es un asunto que afecta sólo a la DC?

En el año 2001, una información surgida en el departamento de asuntos sociales del gobierno de los Estados Unidos, expresaba, “en la población estadounidense, hay y habrá siempre, un 2% de ellos, viviendo en la extrema marginalidad”, por tanto, concluía, que, “hay 6 millones de extremadamente pobres viviendo en EEUU”. Entregada tales cifras, respondía a la interrógate surgida, “¿Porque un país que tiene uno de los más altos ingresos del mundo y a su vez, es destino soñado de millones de seres humanos de todo el orbe, no es capaz de dar satisfacción económico-social a 6 millones de sus habitantes?”. La respuesta fue directa, “Porque hay una condición mental en este 2% de la población que, a pesar de todos los esfuerzos realizados por los gobiernos estatales y comunales, además de iglesias y otras organizaciones que han contado con recursos elevados, dichos personeros, no están dispuesto a dejar la calle y la pobreza como sistema de vida”.

Conocida esta información, recuerdo, nos preguntamos en la Comisión de Gobierno del Senado. “¿En Chile existe también este grupo social de iguales condiciones y si es así, qué porcentaje representa en nuestra sociedad?”. En la búsqueda de esa respuesta, concluimos que el Estado de partida, otorgaba el 68% de su presupuesto al subsidio social, es decir, a apoyar el crecimiento y la satisfacción social de sus habitantes. En tal función, construía por ejemplo 1.250.000 viviendas cada década, otorgaba 4 atenciones profesionales anuales en salud por persona, disponía de toda la educación necesaria para la población y contaba con unos 500 programas de apoyo social, traducidos éstos, en los correspondientes subsidios económicos. En aquella ocasión, comenzó a perfilarse una información no analizada, Chile tenía (y tiene), el más alto presupuesto público de América Latina, lo que le daba una condición especial para el tratamiento social de sus habitantes. Sin embargo, ello no respondía esta interrogante, “¿Cuántos chilenos prefieren ser pobres?”. Si bien es cierto, no hay estudio serio sobre esta respuesta, si es posible concluir la calidad institucional que Chile ha tenido para enfrentarlo.

“En este medio siglo, hoy Chile tiene menos pobres que hace 50 años?”. La respuesta es claramente, sí tiene menos pobres. La interrogante que continúa, “¿en este medio siglo en que en moneda de hoy, el Estado ha contado con 25 billones, trescientos mil millones de pesos anuales, ha sido capaz de invertirlo adecuadamente para eliminar a pobreza?”. Esa es la duda. Algunos sostienen que, “más bien el recurso social aumenta los ingresos de las ONG y otras instituciones o simplemente el porcentaje de los que quieren ser pobres, es más que el 2% del ejemplo comentado”. La respuesta de esta interrogante, servirá para que, en palabras de un líder DC, dicho partido encuentre el camino que se esfumó.

 

Mario Ríos Santander.    


  • Compartir:

opinión

Revise su correo para confirmar
la suscripción
logo-ediciones-anterioes