domingo 25 de agosto, 2019

noticias por comunas

EDICIÓN IMPRESA

Opinión

¿Cómo escoger una buena sala cuna o jardín infantil?

Andrea Saldaña León, directora regional Junji Biobío.


 Por LESLIA JORQUERA

01-02-2018_19-36-491__AndreaSaldaña

La calidad debe ser integral, es decir, no centrarse únicamente en el lugar, sino también en el desarrollo cognitivo y socioemocional, la nutrición y la atención del equipo educativo.

Lo primero que llama la atención al entrar en el jardín  infantil Junji “Tren de Mis Sueños” ubicado en la población 21 de Mayo de Los Ángeles es la armonía que se percibe en las aulas, a pesar de que cada uno de los párvulos está haciendo una actividad diferente con la educadora de párvulos.

No hay peleas ni gritos ni una educadora ni técnico que hable fuerte. Agustín, de tres años, desenrolla una alfombrita y la despliega en un costado de la sala; toma de los estantes unos bloques de madera de diferentes colores tamaños y se dispone a trabajar, ubicando de mayor a menor la serie de bloques. Al cabo de minutos se levanta, guarda el material prolijamente y toma un rompecabezas de madera, que en rigor son las figuras geométricas. En otros espacios amplios se suceden distintas actividades. Los niños conversan, saltan, juegan y se ríen. Es que en los jardines infantiles los niños aprenden haciendo, tocando, oliendo, sintiendo. Experimentan todo. Así debe ser un centro educativo de calidad, los niños como protagonistas de sus aprendizajes, de puertas abiertas que usted pueda observar, preguntar, sentirse cómodo e ir con su hijo un poco antes al establecimiento que ingresará.

En definitiva, la calidad debe ser integral, es decir, no centrarse únicamente en el lugar, sino también en el desarrollo cognitivo y socioemocional, la nutrición y la atención del equipo educativo. Por ello, infórmese sobre las distintas opciones antes de tomar una decisión para escoger un buen jardín infantil. Es importante que el jardín sea de puertas abiertas con las familias, que entregue confianza y tenga diversos canales de comunicación abiertos a la comunidad. Es clave que cuente con un proyecto educativo claro. Solicite los títulos de estudio de las educadoras y técnicas de párvulos. El establecimiento debe tener protocolos de buen trato y seguridad. Si el jardín infantil es privado, debe estar certificado por la Junji. El listado de los establecimientos los puedes revisar en www.junji.cl. Preste atención a la infraestructura, equipamiento, mobiliario y material didáctico que estén en buenas condiciones, sean seguros y acorde a las necesidades del niño o niña. 

El desafío de asegurar la calidad se da en el contexto del aumento de cobertura del gobierno de la Presidenta Michelle Bachelet y la nueva institucionalidad de educación parvularia que asegura el desarrollo de un conjunto de estándares de calidad y, más importante aún, asegura que estos se cumplan para que el cuidado de los más pequeños de la sociedad no sea solamente un tema de conversación de inicio de año, sino un pilar central de las políticas públicas para el bienestar de un país entero.

La educación inicial es un proceso que otorga beneficios concretos al desarrollo de los párvulos. Y esto gracias a que al asistir al jardín infantil o sala cuna, nuestros niños y niñas socializan, comparten y se reconocen a sí mismos, lo que va forjando su identidad y progresiva autonomía. Aprenden jugando, se mueven, exploran y descubren libremente, lo que ayuda a potenciar sus fortalezas y creatividad en compañía de sus educadoras, técnicas y familias. Y en este contexto, la importancia de escoger un espacio idóneo para el desarrollo de los párvulos es fundamental, independiente de que el recinto sea público o privado. En esa línea, como Junji, relevamos que los primeros años de vida son determinantes para el futuro de toda persona y por ello es clave una educación parvularia de calidad y que pueda ser desarrollada en espacios educativos pertinentes, con mobiliario y materiales didácticos acordes a cada etapa.

De esta forma, es clave y necesario que las familias se involucren e informen sobre las experiencias educativas que vivirán sus niñas y niños. Es fundamental que visiten el jardín o sala cuna y conozcan a quienes tendrán contacto permanente con sus hijas o hijos. Y recuerde que con la nueva institucionalidad de educación parvularia, frente a cualquier situación que no crea correcta, diríjase al establecimiento y, si considera que el problema persiste, acuérdese que la Superintendencia de Educación es el organismo encargado de fiscalizar las salas cunas y jardines infantiles. (www.supereduc.cl)

 

Andrea Saldaña León, directora regional Junji Biobío.

 


  • Compartir:

opinión

Revise su correo para confirmar
la suscripción
logo-ediciones-anterioes