suscríbete al boletín diario

Opinión

Fonoaudiólogos: profesionales de los trastornos de la comunicación

Javiera Soriano Cáceres. Fonoaudióloga Complejo Asistencial Víctor Ríos Ruiz.


 Por La Tribuna

“Las competencias específicas están dirigidas a que el Fonoaudiólogo sea capaz de entender y saber actuar, para solucionar la problemática relacionada con las alteraciones comunicativas”.

El 22 de noviembre, se celebra el día Nacional del Fonoaudiólogo, profesional que inicia su formación en la facultad de medicina, Universidad de Chile, Santiago, en los años 70, iniciativa tomada por un grupo de otorrinolaringólogos del Hospital José Joaquín Aguirre.
Desde entonces el perfil del fonoaudiólogo egresado se caracteriza por una sólida formación teórico práctico, en el ámbito de la ciencia y los conocimientos específicos de su área en donde se desempeñará; habla, voz, lenguaje y audición… así como una solida formación para realizar procedimientos y dar una atención humanizada en la ejecución de la evaluación, diagnóstico y tratamiento a realizar con sus pacientes.

Las competencias específicas están dirigidas a que el fonoaudiólogo sea capaz de entender y saber actuar, para solucionar la problemática relacionadas con las alteraciones comunicativas de las personas y entre las personas, siendo capaz de pesquisar, específicamente, las incapacidades del individuo o paciente, en base a un conocimiento anatomofisiológico y destrezas necesarias para evaluar, diagnosticar y rehabilitar, dando así soluciones pertinentes y competentes a la problemática que altera la comunicación e integración del individuo a la sociedad con y sin daño neurológico, niños y adultos.

Teniendo a la vez un carácter “desarrollacional” en las diferentes competencias a lo largo de su vida profesional a través del tiempo. En el marco de esta formación, es muy importante, teniendo en cuenta estas características que al final de la formación de los futuros profesionales, sea actuar de manera autónoma, reflexiva y ética.

En la formación de competencias transversales la actitud profesional debe ser aplicada con rigor, actuar con humanismo y creatividad, aplicar profesionalismo e integración dentro de un equipo multidisciplinario. En cuanto a las competencias específicas, preocuparnos de los pacientes sin importar la edad, estrato social, acompañar a la familia en su proceso y favorecer la buena salud en la comunidad.
En nuestro hospital de Los Ángeles, desde hace 28 años que se cuenta con esta especialidad, la cual ha contribuido en la rehabilitación de miles de pacientes, que en algún momento presentaron alteraciones en su comunicación en las diferentes áreas ya mencionadas; por lo que el equipo de profesiones está muy orgulloso de colaborar en la integración de una función tan importante en el ser humano, como es la rehabilitación de la comunicación y desarrollo personal y social de las personas.

“El lenguaje es el mejor predictor en el funcionamiento y desarrollo del cerebro humano” y los fonoaudiólogos lo sabemos.

Javiera Soriano Cáceres.

Fonoaudióloga

Complejo Asistencial Víctor Ríos Ruiz.

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes